Y tú, que opinas?

Como saben, los viernes me gusta publicar algunas de las preguntas que ustedes me hacen llegar durante la semana. Hoy haré algo diferente, me explico… Muchos de ustedes comparten conmigo sus situaciones personales y solicitan algún tipo de consejo. Esta semana recibí un mensaje que me causó mucha preocupación y a la vez coraje. Voy a compartir el mensaje  y mis consejos a esta mamá con ustedes, pero como estoy segura de que todos podemos ayudar les voy a solicitar que si desean ofrecer algún consejo lo hagan en confianza (manteniendo en todo momento el respeto, POR FAVOR).

Aquí el mensaje que recibí; (NOTA: Los nombres han sido cambiados para mantener la anonimidad de las personas envueltas).

Hoy me sentí muy mal, me está faltando mucha paciencia, Roberto Carlos mi hijo, no quiere comer lo que le preparo, Roberto Carlos mi esposo, lo solapa y siempre le está cambiando lo que yo le preparé, estoy batallando con los dos, me siento muy mal y hoy me dieron ganas de mandar a la fregada todo, ya no puedo!!!! Ya me cansé de que me regañen como niña chica, de verdad me esfuerzo demasiado en ser madre y llevar casa, comida, tareas, mi trabajo en las mañanas, mi trabajo en las tardes, me parto en mil, me estoy esforzando a 100 mil, y lo único que recibo son criticas (de mi esposo), reproches, caras, y para mi hijo soy la bruja mala y su papá su héroe, ya no se que hacer? Y de verdad ya me cansé….                                                 
 
                                       Marta    

¡Wow! Por donde empezamos, no sé ustedes pero me da mucha frustración este tipo de mensaje, pues me consta que hay muchas madres que básicamente son las que están pendientes del cuidado de los niños y se complica un poco más cuando hay una condición crónica como la diabetes tipo 1. Siempre les he dicho que tenemos que trabajar en equipo, como familia TODOS debemos educarnos y cooperar. A esta madre me gustaría preguntarle, ¿conoce tu esposo las complicaciones que pueden suceder si NO cuidamos adecuadamente la diabetes tipo 1 de tu hijo? En ocasiones los papás, por alguna razón u otra, se desconectan del tratamiento y la educación de la condición de salud de los hijos y esta falta de información los lleva a pensar que las mamás exageran o son sobre-protectoras. Si este es el caso, una alternativa puede ser llevar material educativo al esposo para que entienda más acerca de la diabetes tipo 1, los riesgos y el peligro al que exponemos a nuestros niños diariamente, si no seguimos el tratamiento establecido, que terminan en complicaciones a corto y largo plazo.

Pudiera también pensar que este padre NO ha logrado aceptar el diagnóstico de su hijo y trata de bloquear cualquier cosa que se relacione con la diabetes. Entiendo que esta familia debe buscar ayuda de algún trabajador social que se dedique a intervenir con familias ante el diagnostico de alguna condición crónica de salud.

Consejo a TODAS las dulces familias, si en tu familia hay algún tipo de situación que esté afectando las relaciones, BUSCA AYUDA. Tristemente conozco familias que se han roto debido a la falta de ayuda, tolerancia, cooperación, envolvimiento en el tratamiento del niño. Aunque muchas veces las madres creemos que tenemos super-poderes y todo lo podemos hacer o resolver, NO es así. Necesitamos sentirnos apoyadas y necesitamos un descanso de vez en cuando.

Ante la delicadeza de este tema, llamé a una amiga que es Psicóloga de niños y adolescentes, y que día tras día trabaja con historias similares a esta. La Psicóloga Lorna Peña me comentó;

“Definitivamente esta familia necesita buscar ayuda profesional, hay que aprender a manejar las situaciones de familia, reforzar la disciplina, establecer unos acuerdos entre papá y mamá.”

Lorna me recalcó que estas situaciones son mucho más comunes de lo que pensamos y lo lamentable es que luego este niño tendrá un patrón de conducta aprendida muy similar a la de su padre, por lo que aconseja que el niño reciba consejería con sus padres y por separado.

Lorna es un excelente recurso que muy pronto estará compartiendo con nosotros algunos consejos y mucha información acerca de las relaciones familiares.

Marta, te deseo que tu situación vaya mejorando y te sientas mejor. Espero que mis humildes opiniones te sirvan de ayuda. Mucho ánimo y mucha paciencia. Un abrazo.

6 thoughts on “Y tú, que opinas?

  1. Tharmy Chimaras

    Mila yo considero que tu aporte es súper completo y valioso. Yo podría decirle a Marta (tal como le comentaste en tu respuesta) que esta situación con su esposo tiende a presentarse con bastante frecuencia. No está tan sola como siente. Hay muchas madres que se enfrentan a lo mismo diariamente. Quizás sea bueno cambiar la forma en como está abordando el tema con su esposo. Tu misma le preguntaste si él está consciente de las complicaciones de las diabetes mal controlada y si está consciente de que los “desastres” en la alimentación contribuyen al mal control. Yo pienso que además de haber rechazo a la condición, hay un sentimiento de pena por parte del padre hacia su hijo y considera (desde un profundo sentimiento de amor) que lo está “mimando” y le está demostrando ese amor con “caricias alimenticias”. Hay algo importante que todo padre y madre de un niño con diabetes debe saber (y espero que el esposo de Marta me esté leyendo). Estas son palabras de mi madre las cuales me permito citar textualmente: “A un niño con diabetes, no se le debe querer con pena”. Esto que quiere decir?. Quiere decir, que en la medida que seas muy permisivo, estás confundiendo esa extrema condescendencia con amor y esa actitud representa un error que no tendrá reparo dentro de 10, 15 o 20 años.

  2. Asun

    Ánimo!! a buscar ayuda sin dudarlo,muy importante encontrar un profesional en el que podamos confiar!!! No olvidar nunca de ser fiel a nuestro instinto por encima de todo, nosotras somos las que mejor conocemos a nuestr@s hij@s.Un profesional puede orientar, puede ayudaros mucho, pero debemos recordar siempre que puede que no tenga la verdad al 100% porque somos seres espirituales con experiencias únicas en esta vida. Tenemos que estar abierta a todas las posibles soluciones y formas , pero confía en tí y en tus decisiones en primer lugar. Recuerda que tus aciertos y tus errores son tu responsabilidad y tu derecho. Por aquí decimos que “quien friega los platos es quien los rompe”. Recuerda que es inevitable en la crianza utilizar el método de ensayo y error. Ningún niño viene con un libro de instrucciones. Así que sin miedo , sin culpa, experimenta… con alegría y con determinación.
    Yo me separé del padre de mi hijo en el embarazo, quise creer que el “querer” era lo más importante. El amor hacia tu hijo no te asegura que estés haciendo lo “mejor” por él. El miedo , la inmadurez,el no saber quién eres ni cómo eres, el no buscar otras alternativas cuando no funciona algo… toda esta disfuncionalidad por parte de los progenitores hace que un niño viva en conflicto y el conflicto es la semilla de la enfermedad.
    En los momentos en que queramos tirar la toalla, y yo conozco muy bien ese momento, hay que mirar dentro de nosotras , reconectar con nuestra fortaleza , priorizar y saber que el amor por nuestro hijo está por encima de todo. Que hay cosas y personas que NO podemos cambiar ni controlar,solo podemos intentar cambiarnos a nosotras mismas, y entonces puede que lleguen otros cambios…y por encima de todo, que nuestra intención sea seguir dando vida cada día!!! (que no la vida)
    MUCHA SUERTE A TODAS LAS MADRES QUE SE SIENTEN SOLAS EN EL BARCO!!! ÁNIMO CAPITANAS!!

  3. silvia

    Como hija diabética en este tipo de “familias”, es decir mama y papa que quieren a su manera, y que suele ser una manera diferente porque ellos son diferentes….Yo recomendaría, que primero de todo se olviden de la lucha entre ellos dos y rescaten lo que tienen en común, que es el amor por ese niño diabético.
    Yo debuté con 12 años, ahora tengo 35 y adia de hoy os aseguro que me resulta complicadísimo llevar bien la cotidianidad de mi enfermedad, no voy a echar la culpa a mis padres, ellos hicieron lo que pudieron; pero este caso me recuerda mucho al mío, a dia de hoy he entendido que mis padres aunque se quieren con locura, tienen una manera diferente de expresar su amor, y de entender la vida, lo cual mostraban conmigo y mi enfermedad….
    Marta, es normal que el niño no quiera comer lo que le pones, porque para él de repente tiene que hacer una serie de cosas diferentes que quizás no quiera, sobretodo si es porque teienen una enfermedad y listo, quizás debieras hacerle partícipe de lo que tiene que comer, que te ayude a preparar sus dietas,e cogiendo cosas que le gusten, haz tratos con él, explícale el porqué de todo lo que le pasa; y deja que su papa a su manera tb le explique. Tu trabajo estoy segura que es enorme, pero el hecho de que tu hijo sea diabético afecta a todos y como padres teneis que dar herramientas para que ese niño pueda utilizarlas aconsciencia, no porque le toca hacerlo de una manera determinada….änimo, sé que es difícil, pero os aseguro que la manera en que él lo viva ahora va a condicionar su vida durante mucho tiempo. Un abrazo muy grande para los tres

  4. Asun

    Quisiera comentar otro punto de vista. hoy más que nunca tengo que recordárme esta lección de la vida que ya creía aprendida.
    Muchas veces no es lo que nos pasa sino lo que hacemos con lo que nos pasa lo que nos va a causar más dolor y sufrimiento. El padre de mi hijo le dice cosas sobre la diabetes tan “contrarias” a lo que yo pienso y siento que a mi eso me enferma… ¿es necesario decirle a un niño de 8 años que no hay cura ?¿que la luna de miel se va acabar pronto? porque se pueden decir las cosas de otra manera y es NECESARIO , se puede hacer magia con las palabras (y de eso las madres sabemos bien)Se puede decir que con 8 años tiene todo el tiempo del mundo para que se encuentre una cura definitiva y que hay lúnas de miel que pueden durar mucho (sobre todo si son los niños los que te preguntan y quieren oir eso)

    Este modo “distinto de ver las cosas” , me causa todo el dolor , la impotencia , la rabia, la frustración…todo lo “peor” …. eso sin duda, eso con toda la razón del mundo… Pero yo no quiero tener razón, yo quiero ser feliz y hacer magia cada día para mi hijo… Así que ese es mi reto…no hacer de mis heridas más heridas para mi hijo!!! tal y como yo maneje estas situaciones será todo más o menos doloroso. como dije en mi anterior comentario, por desgracia, hay cosas que no podemos cambiar ni controlar. Las que si podemos son nuestra Responsabilidad… ASí que aquí estoy intentando aprender como borrar con amor el efecto de unas palabras y una actitud que no tienen lugar en mi vida ni quiero que tenga en la de mi hijo, por mucho que sea la de su padre. Yo haré lo que pueda , lo mejor que pueda… la fé, el amor y la sabiduría de mi hijo hará el resto y él es el que va a eligir cómo crear su vida!!!

    Como dije en mi anterior comentario, para ser padre /madre, debemos hacer un sobreesfuerzo y tomar conciencia cada día desde donde nos relacionamos con los demás y con la vida. Desde el miedo o desde el amor,no hay más caminos. Ninguno es fácil, pero ya sabemos cual es el que nos lleva al lugar donde queremos ir!!! gracias por poder compartir convosotr@s!

  5. Tharmy Chimaras

    Querida Asun, entiendo perfectamente lo que dices y tienes razón en el hecho de pensar que hay formas de decir las cosas. Decir la verdad no necesariamente debe implicar dureza en las palabras. Siento que debo decirte que a tu hijo hay que hablarle con la verdad. Explicarle que se está trabajando para curar la diabetes pero aún no hay una respuesta definitiva (por lo menos no la deseamos todo dulce guerrero: dejar de inyectarnos y poder comer sin necesidad de pincharnos el dedo). Te entiendo muy bien pero considero que no debemos sobre estimar los esfuerzos cientificos dando el mensaje de que la cura viene pronto porque no sabemos cuan pronto o lejos está. Tengo muchos años con diabetes, he vivido la emoción de sentir que la cura esta cerca y entender que no era cierto es un poco duro. Eso causa frustración. Te aconsejo que busquen ayuda para revisar la forma en como transmitir las cosas a tu hijo. Hay muchas formas. Encuentren la mas sencilla y positiva. La verdad es que la luna de miel no dura mucho tiempo, pero no hace falta decirle eso se va a acabar!!. Es mejor explicarle que la experiencia nos dice que la luna de miel dura un tiempo en algunos casos dura mas en otros dura menos. No sabemos cual es su caso. Trata de no alimentar esperanzas que puedan hacer que el pequeño se frustre.
    En http://www.estudiabetes.org han publicado un video chat con el Dr. Hayek (excelente Endocrino Pediatra) quien habla acerca de los avances en los estudios para la cura de la diabetes tipo 1. Te recomiendo que lo vean tu y tu esposo primero y luego invites a tu hijo a verlo juntos. Explicale que han logrado avances pero la cura aun no es un hecho y no sabemos cuando ocurra. Pero va a ocurrir!, y para disfrutarla, debemos cuidarnos, tener excelentes números.
    No nos servirá una cura para la diabetes si tenemos complicaciones.

    Cierro mi comentario diciendo, trata de transmitirle a tu hijo, la familia y amigos el siguiente mensaje : “Basemos nuestra felicidad de acuerdo a lo que tenemos. No enfoquemos nuestra felicidad de acuerdo a lo que carecemos. Es decir, si medimos la felicidad enfocada en lo que quieremos obtener, quieremos lograr, dificilmente seremos felices porque siempre nos va a hacer falta algo. Tener vida, inteligencia, un hogar, energía, salud (porque la diabetes es una condición de vida y quien la cuida tiene más salud que cualquier otra persona sin diabetes), amigos, familia, etc etc etc etc, es fuente de felicidad y debemos disfrutarla.

    Recibe un abrazo muy grande con mucho cariño y estoy a la orden para conversar cuando quieras. ctharmy@hotmail.com también puedes escribirme a t.chimaras@simmedica.com.ve

  6. Asun

    Muchas gracias por el apoyo y por tus sabios consejos querida Tharmy. Saber que en el camino no estamos sol@s es lo que más fuerza me da para confiar en la vida y para luchar por la felicidad de mi hijo y por la mia! Desde mi corazón, te envíó un dulce beso para una dulce persona!!

Comments are closed.