Y si cambiamos los nombres, ¿resolvemos el problema?

peticion cambio, diabetes tipo 1Durante el día de hoy, leí una petición preparada por dos madres de dulces guerrer@s, solicitando apoyo para cambiar el nombre de la diabetes tipo 1 y la diabetes tipo 2. Ellas expresan que la diabetes tipo 1 y tipo 2 son dos enfermedades muy diferentes y cambiando sus nombre, la recaudación de fondos será más sencilla, la educación será más precisa y se romperá con los estigmas.

La petición dice: “Los hechos que rodean estas dos enfermedades son cada vez más confundidos por los medios de comunicación. Creemos que el cambio de los nombres, al reflejar con mayor precisión la naturaleza de cada enfermedad, podría aliviar la confusión y no sólo beneficiaría a las personas que viven con ambas enfermedades, sino que permitiría crear conciencia de una manera más clara”.  Aquí el enlace para los que deseen leerlo (es en inglés), http://www.change.org/petitions/revise-names-of-type-1-2-diabetes-to-reflect-the-nature-of-each-disease

Entiendo completamente los puntos que estas dos madres exponen y a la vez me identifico con ellas, pero no estoy convencida de que cambiando el nombre de ambas condiciones vayamos a resolver los problemas.

La diabetes es una enfermedad crónica que aparece cuando el páncreas no produce insulina suficiente o cuando el organismo no utiliza eficazmente la insulina que produce, resultando en un aumento en los niveles de glucosa en sangre. La diabetes tipo 1, tipo 2 y gestacional son las tres formas de diabetes que la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce. Diabetes es solo el nombre y se peca mucho al olvidar su apellido, sea tipo 1, tipo 2 o gestacional. A través de los años hemos dejado pasar una y otra vez que los medios de comunicación solo utilicen el primer nombre y no incluyan el apellido. Ese apellido cambia dramáticamente el tratamiento, la población afectada y las posibles curas. ¿Cuántos de ustedes no han visto algún programa de televisión donde la persona pierde muchísimo peso, modifica su estilo de vida y alimentación, y con mucha alegría dice que ya sus niveles de azúcar están normales y no tiene diabetes? Es en ese momento donde desearías entrar a la pantalla del televisor y gritar que por favor aclaren que están hablando de diabetes tipo 2. Y así por el estilo escuchamos mucho de diabetes, pero en la mayoría de los casos dejan al receptor sin la información completa.

Por ejemplo:

Cambiar el nombre a estas condiciones podría causar mas confusión entre la población general. Es utilizando diabetes tipo 1 y tipo 2 y hay muchísimas personas que no saben cual es la diferencia.

Por que no “obligar” a utilizar ese apellido que tanto han olvidado. TIPO 1 o TIPO 2, si desde un principio hubiera sido utilizado de manera correcta, hoy día las personas entenderían mejor cada condición. Cuando escuchas hablar de cáncer, todos se llaman cáncer; pero ahí viene la diferencia entre ellos, cáncer de mama, cáncer del pulmón, cáncer ovárico, etc…

Pienso yo, si es perteneciendo a un grupo tan extenso como el de diabetes y los fondos de investigación para diabetes tipo 1 son muy pocos, se imaginan hacerlo como una minoría que esta buscando la manera de establecer su nombre. Recuerda que sólo de un 5 a 10% de las personas que viven con diabetes, tienen tipo 1. Claro que la diabetes tipo 2 tiene mas exposición en los medios, la cantidad de personas que la padecen es astronómica  y continua en ascenso.

No creo que el nombre sea el causante de las generalizaciones, confusiones y mitos entre estas condiciones. La principal razón es la falta de explicación CORRECTA y DISTINTIVA de ambas condiciones, que son muy peligrosas y si no son atendidas correctamente causan muchas fatalidades. No he visto, ni escuchado una campaña agresiva de educación donde primero explique en lenguaje sencillo lo que es la diabetes, para luego educar acerca de las distintas formas de la diabetes, con nombre y apellido. Existen distintos tipos de cáncer, pero el cáncer de mama tiene una exposición mayor y una campaña en los medios muy agresiva. Me parece que podemos y debemos aprender de esta campaña y la del SIDA para poder crear una mayor conciencia a la diabetes y sus diferentes tipos, que afecta a muchas más personas, provoca más muertes y es más costosa que el cáncer y el SIDA juntas.Cualquier cambio de nombre necesitaría una campaña agresiva de educación y orientación. ¿Por qué no hacer esta campaña con los nombres ya existentes?

¿Qué opinas? Deberían cambiarse los nombres? Yo tengo que pensarlo un poco más antes de tomar mi decisión final.

7 thoughts on “Y si cambiamos los nombres, ¿resolvemos el problema?

  1. Waldemar Cordero

    El cambio de nombre en este momento no seria conveniente pues la comunidad científica esta haciendo nuevos descubrimientos que cambiaran de nuevo la perspectiva y de seguro los nombres de la condición otra vez.. Lo que es importante es evitar que los medios continúen utilizando y llevando información incorrecta a la gente. Ya los términos 1.5 LADA, MOYD ademas de Tipo 1 y Tipo 2 crean un problema cuando se presenta información sobre la condición y entiendo que la comunidad científica ha fallado en presentar datos sobre la diabetes. Al momento en Europa de esta asomando la posibilidad de que la DT1 no sea una condición auto-inmune en el sentido en el cual se nos ha informado y si esto se confirma entonces un cambio de nombre vendrá lo queramos o no.

  2. Gabriela Caldas

    Mila, como vos decis, creo que cambiar el nombre a la diabetes tipo 1 no va a cambiar la falta de informacion y de educacion en el tema. Creo que va a seguir teniendo la misma prensa que hasta ahora viene teniendo, creo que las organizaciones y nosotros mismos como padres debemos seguir difundiendo toda la informacion posible acerca de las diferencias tan grandes que hay entre una y otra. Me parece que cambiarle el nombre generaria mas desorientacion en la gente. Esa es mi humilde opinion sin desmerecer ningun movimiento que sea para el beneficio de nuestros hijos.

  3. Asun

    Gracias por el enlace. Yo estoy de acuerdo en que no deberían de compartir nombre, aunque el apellido sea distinto. Creo que con el cáncer,es distinto…la palabra ya de por si lo dice todo, el apellido no cambia tanto el impacto de la primera.¿ Cómo un número puede marcar tanta diferencia? En los seis meses que llevamos conviviendo con la enfermedad, he sentido tanta impotencia a causa del desconocimiento existente sobre la diabetes1, el impacto en la vida de quienes la padecen y de sus familiares. Desde su enfermera que al solicitar el primer visado para las tiras reactivas me preguntó que durante cuánto tiempo las iba a necesitar, el responsable de enfermería encargado del material para diabéticos que al necesitar más tiras de las pautados me dijo que el problema era que yo estaba haciendo las “cosas mal” y gastando más de las necesarias… al decirle que,evidentemente se notaba que no tenía un hijo con diabetes para saber porque necesitaba más tiras en la luna de miel con constantes hipoglucemias, ya que además tenía que ir bajando las unidades de insulina de una en una hasta ajustarlas ( llegó a no necesitar insulina) me contestó que si que sabía , que su padre si tenía diabetes (tipo2). Impotencia por todas y cada una de las personas que nos insinuan que si no hacemos vida normal es porque no queremos, que es muy fácil, alimentación e insulina y todo listo… pues que se lo expliquen a mi hijo que lleva 6 meses sin querer ir al colegio por su estado físico y emocional, que se lo expliquen cuando se siente un bicho raro, cuando no quiere que le miren ni le digan cosas cuando se hace sus controles o me tiene que llamar por el móvil. Que se lo expliquen cuando me dice que el pensaba que sería siempre una persona sana y que con la diabetes todo es mucho más difícil…que se lo expliquen con todas las complicaciones y cambios derivados del tipo 1,que se lo expliquen cuando se siente vacío, cuando se siente triste, cuando se pregunta donde está la alegría que tenía cada día antes de tener diabetes…que me expliquen porque una diabetes insulino-dependiente, no cuenta como una discapacidad, sino al niño, a la unidad familiar, ya que los cambios y constantes cuidados , al menos en el primer año,es incompatible con un trabajo, mucho más si no se cuenta con apoyo familiar como es mi caso… el cambio de nombre puede crear confusión durante un tiempo,,pero a la larga los más vulnerables y los más necesitados de protección y ayuda podrían recibirla. Es mi opinión…

  4. Giovanna Romero

    Realmente estoy de acuerdo contigo, es mas de utilizar los nombres completos, es decir DIabetes tipo 1 y Diabetes tipo 2. Personalmente sufro este tipo de consecuencias, pues todos cuando les digo que soy una persona con diabetes, me dan recomendaciones sobre que debo hacer o tomar, porque a alguien que conocen les ha funcionado, es mas tengo una lucha con mi mama para que acepte que siempre voy a ser diabetica pero que eso no va a impedir que llegue a los 100 años de vida, pues aplicando el tratamiento correcto se que lo voy a lograr.
    Considero que el tema es mas de concientizacion de la diferencia en los diferentes tipos de diabetes y que no todos los tratamientos funcionan en cada persona, pues debemos revisar que otros sintomas nos afectan.

  5. Francisco Alberto Alvaez Melero

    Este tema lo hemos traidop en mente por mucho tiempo ya , de hecho en una reunion con la ADA ,IDF y ALAD se propuso un cambio , pero terminamos pensando que causariamos mas confusion , se quedo entonces que dejaramos los nombre como estan , pero que cambiaramos la forma de explicarle a cada paciente como la diabetes lo afecta individualmente , sea del tipo que sea , pues aunque seamos tipo 1 , algunos tendran mas reserva pancreatica que otros , y la memoria metabolica de las celulas se reflejara en un bienestar o malestar segun los eventos que vamos teniendo cada uno de nosotros de manera individual , asi que aunque fuesemos gemelos univitelinos , habra diferencias en muchisimas caracteristicas inclusive metabolicas , el nombre como decia shakespeare no cambiaria el olor de la rosa , si se le llamara de manera diferente , lo que si hay que cambiar es nuestro entendimiento de cada caso en particular , buscar terreno comun y trabajar fortaleciendo el entendimiento de nuestra condicion de vida para que el mundo entero se de cuenta que lo que afecta a uno , afecta a todos .El trato amable , el poner en nuestro corazon la condicion de nuestro projimo (misericordia) para mejor entenderla seria el mejor camino para que asi unidos , realmente ayudemos al entendimiento y eventualmente a la cura de la diabetes , sea cual sea el tipo .

  6. Mila Ferrer

    Este tema tiene mucha tela para cortar y la verdad no podemos decir que hay una sola respuesta correcta, cada una de las personas que ha comentado tiene su punto y con razón; por mi parte donde quiera yo tenga la oportunidad de hablar acerca de diabetes, lo haré con su nombre y apellido. Y aclarare las dudas acerca de sus diferencias… En esta vida tenemos que escoger nuestras batallas y en ellas actuar sabiamente.

  7. DAVID

    Asun, leyendo tu comentario se me han saltado las lágrimas, soy padre de una niña con Diabetes tipo I, y debido al nombre mucha gente me ha dicho cosas como “pues no se la ve gordita” “con esta dieta a un amigo se le quitó la diabetes” “¿comía muchas chuches?”, pero sinceramente no creo que sirviera de mucho, cada uno sabe de lo que le interesa y no podemos culpar a los demás porque así de ignorantes somos nosotros mismos si nos hablan de otras enfermedades. No soy nadie para dar consejos, pero por si te sirve, yo siempre trato de mirar hacia adelante, lucha por lo que es tuyo pero no te enfades con nadie, si tu estás bien, tu hijo se contagiará de tu buen rollo 😉

Comments are closed.