¿Y qué hago con tantos dulces?

Halloween trick or treat… Se acerca la hora en la que muchos padres tienen que negociar con sus hijos; ¿Negociar que? Muchas familias acostumbran celebrar el día de Halloween y todos sabemos que eso significa muchos dulces. En el caso de los padres de niños con diabetes tipo 1  estos días al igual que el día de San Valentín y Pascuas representan una lucha para controlar la cantidad de dulces que sus niños consumen o quieren consumir.

En nuestra casa no somos dulceros, no es nuestra costumbre mantener dulces, sodas o comida chatarra en el hogar. Nosotros no acostumbramos a celebrar Halloween, incluso antes de Jaime ser diagnosticado. El tema de los disfraces o payasos, nunca les interesó. Cuando eran más pequeños se acostumbraron a quedarse en casa y repartir dulces a los niños de la comunidad que salían a dar sus rondas. De esta manera formaban parte de este día, saludaban a sus amigos y disfrutaban la variedad y originalidad de los disfraces.  Mas sí entiendo que muchos de ustedes pasarán por esta situación en los próximos días. Entre la comunidad de padres de niños con diabetes algunas de las preguntas más repetidas en días como Halloween son; ¿Cómo puedo negociar con mi hijo?, ¿Entenderá el por que debemos limitar cuantas golosinas debe comer?, ¿Ajusto la cantidad de insulina?, ¿Inyecto para cubrir los dulces que va a comer?, ¿Debo prohibir este tipo de festividades?

Lo primordial es que tu chico disfrute todas sus actividades, sólo así estaremos proveyendo calidad de vida y creando memorias positivas en ellos. Recuerda son niños y niños NORMALES como cualquier otro. Sin embargo no podemos olvidar que es muy importante controlar la ingesta de golosinas (de todas maneras a nadie le conviene ingerir muchas golosinas)  y mantenerlo monitoreado. Habla con tu niño y explícale que no prohibirás que coma uno o dos de sus dulces favoritos (a menos que de la casualidad de que su azúcar este baja y requiera algo para subirla, seria un “plus”). Si ya conoces cuales son las golosinas favoritas de tu hijo, busca los datos nutricionales y anótalos, manténlos contigo por si necesitas inyectar o enviar algún bolo para cubrirlos. Cuando regresen al hogar haz un inventario de los dulces y separa los favoritos de tu hijo. Estos pudieras utilizarlos como un “treat” de vez en cuando o para tratar alguna hipoglicemia. Recuerda que el chocolate no provocará aumento rápido en la glucosa ya que este tiene mucha grasa que es procesada más lentamente por el organismo, provocando un aumento en glucosas más lento.

Padres, nuestros niños pueden comer de TODO, solo debemos conocer la cantidad de carbohidratos y establecer parámetros de control. Bríndale a tu hijo la oportunidad de hacer una vida relativamente normal, sin prohibir o restringir excesivamente. Chicos a disfrutar, a compartir con sus amigos y ya saben la regla de oro, pasarla chévere sin causar descontrol en las glucosas.