Viernes de comidas, ¿cuáles son tus favoritas?

Hoy es el quinto día del Diabetes Blog Week 2015, y el tema de hoy es “Food on Friday” o Viernes de comidas.

El tema de la comida y el manejo de la diabetes van muy unidos. Para muchas personas cuando son diagnosticadas, sobretodo las personas con diabetes tipo 2, algunas de las mayores preocupaciones o preguntas que tienen son ¿qué puedo comer ahora? ¿podré seguir comiendo los platos típicos de mi país? La comida de una persona que vive con diabetes debe ser una alimentación balanceada, la cual es igualmente beneficiosa para cualquier otro miembro de la familia. No creo en la famosa dieta diabética.

En nuestra familia, comemos en casa la mayor parte del tiempo. Disfrutamos preparar los alimentos en casa, cocinar y comer en familia. No sólo es el beneficio de estar seguro de lo que realmente estamos comiendo, sino que es tiempo que compartimos con nuestros hijos. Por nuestras raíces cubanas y puertorriqueñas, en nuestra casa no falta el arroz, los frijoles negros, las habichuelas, y varios otros platos típicos de nuestros países.

A nosotros nos encanta el arroz, y antes del diagnóstico de Jaime comíamos arroz blanco. Una de las primeras modificaciones que hicimos en casa fue cambiar al grano integral en el arroz, las pastas y las harinas. Continuamos preparando nuestros platos típicos pero utilizando los granos integrales.

Vivir con diabetes NO significa que estamos limitados a comer solamente ensaladas o comidas sin sabor. Lo que debemos hacer es modificar los platos con alternativas más saludables y ser más conscientes con las porciones.

Pero no siempre podemos comer en casa. En ocasiones tenemos que comer fuera, ya sea por placer, por trabajo o porque andamos de parque en parque detrás de los juegos de beisból de los tres chicos. ¿Qué comemos cuando estamos fuera de casa? Usualmente los sábados estamos desde muy temprano en la mañana hasta la tarde en los partidos de beisból de Jaime y sus hermanos y al salir de estos partidos estamos verdes del hambre. No son muchos los lugares que frecuentamos, porque una vez encontramos el conteo de carbohidratos adecuado de algún restaurante, nos cuesta “aventurarnos” en restaurantes que no conocemos, además que como les mencioné, nos gusta cocinar y creo que lo hacemos muy sabroso, por lo que somos bastante exigentes cuando comemos fuera de la casa.

Son muy pocos los lugares que vamos; para comer hamburguesas vamos a BurgerFi, un concepto bastante nuevo que utilizan carne sin antibióticos y orgánica. Las papás fritas son deliciosas y Jaime, al igual que sus hermanos y nosotros, las disfruta mucho.

También nos gusta mucho Chick-fil-A, aquí utilizan solamente el pollo proteína, en ensaladas y en sandwiches. Nos encanta la limonada natural que hacen!

Pizza… Esa la extrañamos muchísimo, cuando vivíamos en Miami teníamos muy cerca una pizzería muy pintoresca, un local pequeño cuyo dueño y chef son de Nápoles, Italia. Tenían un horno de ladrillos y hacían pizzas napolitanas (son muy delgada, casi como una galleta) muy sabrosas. Sabemos que la pizza es una de las comidas que más trabajo nos da y ésta al ser hecha con ingredientes frescos y su masa al ser tan fina podíamos manejarla con eficacia.

Tijuana Flats es un cadena de comida “Mexicana” muy sabrosa, aquí el plato favorito del dulce guerrero son los nachos con pollo, a estos le añadimos frijoles negros y guacamole. Yummy!

Si tenemos antojo de una batida de helado de chocolate visitamos una pequeña heladería llamada Marble Slab. Esta visita no es muy frecuente, pero si tenemos el antojo, ¿por qué no?

Increíblemente aún con la gran comunidad puertorriqueña que hay aquí en Orlando no hemos encontrado un restaurante de comida puertorriqueña que nos encante. En Miami teníamos un restaurant cubano que nos gustaba mucho y lo extrañamos.

Cuando vivimos con diabetes lo importante es recordar que la moderación y el conteo de carbohidratos son la clave para el manejo. De vez en cuando hay que cerrar la cocina, disfrutar y complacer los antojos, pero siempre con moderación.