Una persona muy especial e indispensable; MAMÁ

Hay momentos en nuestras vidas en que todo cambia en cuestión de segundos; esos sucesos que nos marcan y moldean nuestra personalidad son maravillosos. Para mí, esos momentos transformadores han ocurrido en las siguientes fechas; 23 de noviembre 1999, 17 de julio del 2001 y el 27 de diciembre del 2002. En estas fechas, llegaron a mi vida mi razón de ser, mis tres hijos; ese primer llanto que anunciaba su llegada es la memoria que más atesoro.

Desde que sabemos de su existencia en lo profundo de nuestros vientres, nos llenamos de un amor inexplicable, el ver nuestras barrigas crecer y sentir esa pequeña persona moverse dentro de uno, para mí era mágico. Como mujeres, tenemos la responsabilidad más grande de este Mundo, crear, cuidar y dar vida a un ser humano. Ese nuevo ser que llegará a llenar nuestras vidas de ternura, también traerá preocupaciones, desvelos e incertidumbres. Pero nuestro amor es tan grande y fuerte, que nada de eso importa. Durante la vida de nuestros hijos viviremos tantas experiencias buenas y otras no tan buenas, nuestras vidas serán caóticamente hermosas, dormiremos poco, las tareas del hogar parecerán infinitas; pero al ver las caras, las miradas y sentir esos mimos de nuestros hijos, nuestras energías serán renovadas, haremos las tareas del hogar con esmero y aún dentro del caos disfrutaremos cada segundo de nuestras vidas en familia.

Somos maestras por naturaleza pero aprenderemos de todo, somos doctoras, psicólogas, mediadoras de paz, en fin seremos parte de una gran aventura llamada maternidad, el mejor regalo que nos pudo haber dado Papá Dios.

A tí mama de un dulce guerrero, te envío todos mis respetos y admiración, nos ha tocado cuidar de un ser muy especial y eso nos ha hecho más fuertes, perseverantes y triunfadoras. Te invito a que sigamos caminando juntas en el camino hacia un futuro saludable para nuestros dulces guerreros, cuando sientas desmayar recuerda que no caminas sola. Al igual que yo, habemos muchas mamás para apoyarte, para ayudarte a seguir este camino. Siéntete orgullosa de ti, somos guerreras y la diabetes tipo 1 no nos detendrá.

No soy partidaria de celebrar días específicos (San Valentín, Día de las Madres, etc.), para mi cada beso, cada abrazo, cada te amo de mis hijos hacen cada día el día de las madres; ante los ojos de mis hijos soy la más linda, la mejor cocinera, la mamá perfecta; y ellos para mí son únicos. Aunque en ocasiones sientas que tu arduo trabajo no es valorado solo piensa ¿cómo sería el mundo sin nosotras las mamás?

¡Que tengas un hermosos fin de semana con tu familia!

2 thoughts on “Una persona muy especial e indispensable; MAMÁ

  1. yosoymami

    Muy lindo, Mila. Tenemos muchos sombreros y nunca tenemos descanso, pero lo gozamos completo. ¡Felicidades en tu día!

    Cariños,
    Zelma

Comments are closed.