Una maravillosa entrevista a mi guerrero

Cuando comencé a buscar el tema del “post” de hoy pensé que hacerle una corta entrevista a Jaime seria interesante. Quería compartir con ustedes el sentir y las emociones de mi guerrero. Solo pude hacerle dos preguntas, pues sus contestaciones cambiaron el giro de la “entrevista”.

Mila- “Jaime; ¿dime que cosas no te gustan de padecer diabetes?”

Jaime- respira y se queda pensativo… “Mmm, cuando hay que hacer cambio de pod. Por que a veces esta bien pegado y me duele un poco.”(Esto ha cambiado recientemente, gracias al “tip” de otra mamá de un chico diabético. Me dijo que humedeciera el “tape” del pod con aceite de bebe y lo dejara puesto, poco a poco el aceite comenzaría a despegarlo. Funciona súper bien.)

Mila- “Okay, ¿pero de la enfermedad como tal, que no te gusta o te molesta?”

Jaime- “Pues nada, no me molesta nada. Yo puedo hacer todo lo que quiero”

Sentí satisfacción y fue reconfortante el escuchar a mi chico decir que su condición no le impide ser feliz y le permite disfrutar su vida de la misma manera que sus dos hermanos. Es importante que nuestros niños diabéticos se sientan en paz con su diagnostico y vean la vida con positivismo. No les niego que en ocasiones Jaime me ha preguntado que como sabremos que él ya no tiene diabetes. ¡Ufff! ¿Que contestarle? Siempre le hemos hablado con la verdad, que por ahora es una condición que no tiene cura, más le hacemos saber que se están realizando estudios y cada vez la cura parece estar más cerca. Tenemos que darle esperanza, pero también decirle que a lo mejor su condición estará presente por mucho tiempo y enseñarles a vivir plenos, alegres y que no se sientan menos preciados por tener diabetes. Mi esposo, los nenes y yo tratamos de buscar las cosas positivas que nos ha traído la condición. Por ejemplo, la importancia de la buena alimentación, el ejercicio, la educación sobre como funciona nuestro cuerpo y como debemos cuidarlo. Claro, la diabetes tiene muchas más cosas negativas, pero son evitables, con esfuerzo y dedicación nuestros hijos pueden tener largos años saludables de vida.

Continuemos educando y apoyando a nuestros niños, hay que hablarle de su condición, lograr que la acepte y que no se avergüence de su condición medica. Explícale las diferencias entre la diabetes tipo 1 y tipo 2, haz hincapié en sus diferencias y las razones que la causan. No quisieras que un día tu hijo llegue de la escuela y te diga que un amigo le dijo que su abuelo murió de diabetes, imagínate lo que sentirá tu hijo en ese momento. Hay que darle las herramientas para que ellos puedan orientar a otras personas que desconocen las diferencias entre las condiciones y no los engañen con información errónea. El que ellos tengan que utilizar una bomba de insulina, inyectarse en lugares públicos o hacerse la prueba de glucosa, no los hace diferentes. Son seres especiales, muy normales y con nuestra ayuda muy educados acerca de su condición . El mejor regalo que le podemos dar a ellos es crearles una base firme en el conocimiento y manejo de la diabetes, nos guste o no en algún momento de sus vidas ellos tomaran las riendas de esta.