Una dulce y complicada vida

Escrito publicado en la revista digital En3d de la Federación de Diabéticos Española edición de abril.
El criar y cuidar a un niño con diabetes tipo 1 trae consigo retos, alegrías y frustraciones, sin dejar fuera la falta de sueño, preocupación y cansancio mental. Aún así, ¡no cambio mi vida! Esto que me ha tocado vivir con mi dulce guerrero nos ha fortalecido, educado y unido. La diabetes cambió nuestras vidas de manera positiva, conocemos mejor el funcionamiento de nuestros cuerpos, estamos más conscientes de los beneficios de la alimentación saludable y actividad física. Hay días que es muy difícil ver el lado positivo de tener a la Tia Bety en casa, pero esta visita nos ayuda a mantener a todos los miembros de nuestra familia saludable. Disfrutemos de una sana y saludable alimentación, camina, corre, nada, respira aire fresco y disfruta de las bellezas que nos regala la naturaleza. La insulina necesita dos ayudantes indispensables, buena nutrición y actividad física; ¡Un trío Inseparable!
De las cosas que más me ha llamado la atención durante el rápido crecimiento del blog es que no importa en que país estamos nuestra lucha para mantener a nuestros chicos saludables es la misma; vivimos la misma “Dulce y complicada vida”. Hay madres de otros países con las cuales mantengo una estrecha comunicación y por diferente que sea su cultura o idioma, cuando hablamos de diabetes “hablamos el mismo idioma”. Esta dulce y complicada vida que llevan nuestras familias es como una caja de sorpresas, tenemos días muy buenos y otros hmmm… no tan llevaderos, pero algo tenemos que entender, aceptar y nunca perder la perspectiva de que no estamos haciéndolo por nosotros. ¡Es por el futuro saludable de nuestros chicos! Toda esta complejidad y acto de malabares lo veo como nuestro legado más importante a nuestros hijos. No quiero dejar en esta sociedad un adulto con complicaciones de salud causadas por mi irresponsabilidad, no es justo para mi hijo. Somos nosotros los que debemos a toda costa proveer la protección, seguridad, educación, bienestar y amor a ellos.
¿Acaso no buscas proveerle la mejor educación escolar a tus hijos? ¿No quieres un futuro mejor para ese chico? Si tienes un dulce guerrero en tu hogar concéntrate en brindarle la mejor educación y tratamientos en diabetes tipo 1 para que conozca su condición y este preparado para enfrentar el futuro. No será fácil, es muy complicado y agotador, pero hay que hacerlo. No te desesperes y confía las buenas noticias llegaran; la tecnología y las investigaciones pronto nos sorprenderán.