Un fenómeno que nos afecta… Fenómeno del alba

Cuántas veces te ha pasado lo siguiente; tu chico se va a dormir con unos niveles de glucosa en rango, y así se mantiene cuando hacemos la prueba de glucosa durante la madrugada. Pero luego vemos que la glucosa comienza a subir y en la mañana el nivel de la glucosa está bastante por encima del rango. ¿Qué pasó ahí? Mi chico no comió nada, la glucosa estaba bien anoche, no entiendo…

Esta situación nos ha pasado a todos y en más de una ocasión. Déjame decirte que esto tiene una explicación que tiene nombre, el Fenómeno del alba.

El fenómeno del alba, conocido en inglés como el ”Dawn Phenomenon”, es el término utilizado para describir un aumento anormal de la glucosa durante la madrugada y temprano en la mañana, por lo general entre las 2 y las 8, en personas que viven con diabetes.

Algunos investigadores creen que la liberación de hormonas durante la noche, entre ellas las hormonas de crecimiento, cortisol, glucagón y la epinefrina, aumentan la resistencia a la insulina, haciendo que la glucosa en la mañana sea alta. Esta resistencia a la insulina provoca una falta de insulina y debemos aumentar el basal para contrarrestar la resistencia. Las personas que utilizan bomba de insulina pueden programar un aumento de basal durante las horas de la madrugada y la mañana. Las personas con múltiples inyecciones diarias deben enviar un bolo de corrección.

Si notas que en la mañana tienes glucosa consistentemente elevada, se recomienda hacer un monitoreo de glucosa durante la madrugada, entre las 2 a.m. o 3 a.m.,  por varias noches consecutivas, de 2 a 4 noches. Esto te ayudará y le permitirá al endocrinólogo determinar si hay fenómeno del alba o si hay otra razón para obtener lecturas altas de glucosa en la mañana.

El endocrinólogo recomendará una serie de cosas que te ayudarán a prevenir o corregir los altos niveles de glucosa en la mañana, como por ejemplo:

•Evitar los carbohidratos antes de acostarse.

•Ajustar la dosis de la insulina.

•Añadir un poco de ejercicio durante la tarde, ya que esto puede tener un efecto de disminución de glucosa en la noche.

•Si tu chico usa una bomba de insulina y tiene la opción de programar diferentes basales, utiliza esta herramienta y aumenta la cantidad de insulina durante las primeras horas de la mañana.

•Proveerle al niño su desayuno lo más rápido posible cuando despierte. Al comer, el cuerpo envía una señal a las hormonas contrarreguladoras. Al no comer, es común ver los valores de glucosa más altos.

Recuerda, SIEMPRE consulta con el endocrinólogo cualquier cambio en las glucosas de tu hijo y platica con el antes de hacer cambios en el tratamiento.

No podemos olvidar que nuestros niños están en constante desarrollo y crecimiento. Es importante estar atentos a los cambios en las glucosas ya que son muchas las razones que pueden provocar estos cambios, y si nos mantenemos atentos y tratamos cualquier cambio en los niveles de glucosa de manera afectiva, seguimos protegiendo a nuestros niños de complicaciones futuras.