¡Sólo para las mamás!

A través de los años, el papel o rol de la mujer en la sociedad ha ido evolucionando. Cada vez más, la mujer es pieza clave en la sociedad, en la economía e inclusive en los gobiernos. La mujer cumple el papel de trabajadora, dentro y fuera del hogar, dando lo mejor en su trabajo. Dentro del hogar, es madre, esposa y cuidadora de la salud de los miembros de la familia.

Pero esa doble jornada laboral es la que genera gran estrés y en ocasiones afecta su salud.

Alcanzar el balance de todas estas responsabilidades en ocasiones nos cuesta mucho trabajo. Nuestras prioridades por lo general son, primero nuestra familia, segundo el trabajo y por último, nuestra salud. Lo que a veces no recordamos es que al descuidar nuestra salud, perdemos el balance perfecto y se afecta el entorno familiar, nuestro rol de esposa y madre; y se afectan nuestras responsabilidades en el hogar y en nuestro empleo.

En un mundo ideal, nosotras las mujeres deberíamos sacar aunque sea un día para dedicarlo a nosotras. Ese día puede ser utilizado para las visitas rutinarias al médico o puede ser sencillamente para mimarnos un poco en el salon de belleza. Pero ese mundo ideal en ocasiones se complica y comenzamos a posponer nuestra cita médica, porque los niños tienen alguna actividad o porque nuestro trabajo lo complica un poco; y el tiempo pasa sin que finalmente saquemos tiempo para nosotras.

Siempre va a existir una que otra excusa para no sacar tiempo para nosotras, y todas pueden ser muy válidas; las tareas del hogar, los compromisos de los hijos, dedicarle tiempo a nuestras parejas y las responsabilidades del trabajo, que muchas veces las realizamos fuera de horas de trabajo. Así comenzamos a descuidar nuestras rutinas de ejercicios y alimentación, lo cual a la larga, nos trae problemas de salud.

En ocasiones nos sentimos como la Mujer Maravilla, invencibles y capaces de todo; pero la realidad es otra. Las enfermedades cardíacas son la primera causa de muerte en mujeres en los Estados Unidos. Además son una de las principales causas de discapacidad entre nosotras. Las enfermedades cardiacas las podemos prevenir, dedicándonos el tiempo necesario para cuidarnos, visitar a nuestro médico, y asegurarnos que estamos saludables para así poder cuidar a nuestras familias y cumplir con las responsabilidades que tenemos en nuestro hogar y en el empleo.

Detente y piensa, ¿cómo se sentiría tu familia si te enfermas, o qué pasaría con tu empleo? Si eres madre soltera, ¿cuánto afectará una enfermedad la economía de tu hogar? Muchas veces damos por sentado la salud y no pensamos las consecuencias que podría presentar una enfermedad. Y todo por no aprender a usar un balance entre nuestras responsabilidades.

Algunos consejos que nos pueden ayudar alcanzar este balance son:

¥ Analiza tu situación de trabajo y las metas que tienes. Esto te ayudará a identificar los aspectos que debas modificar para ser más eficiente, y te ayudará a organizarte. Así podrás hacer un plan de trabajo balanceado.

¥ Haz de la planificación y organización, tus aliados, tanto en tu hogar como en el trabajo y establece prioridades.

• Pide apoyo a tu pareja, familiares o amigos cuando consideres que no puedas cumplir con tus responsabilidades sola. El pedir ayuda no es señal de debilidad, al contrario demuestra madurez y organización.

• Mantén comunicación con tu familia durante las horas de trabajo. Esto lo puedes hacer durante algún descanso o al regresar del almuerzo. Es una manera de desempañar tu rol de esposa, de madre o hija.

• No te lleves trabajo a casa, pero si es inevitable, trata de enfocar tu atención y hazlo de corrido, para que después dediques tiempo continuo a tu familia.

• Cuando estés en casa con tu familia, evita usar la computadora o el celular para revisar el correo electrónico del trabajo. Recuerda que en el trabajo siempre existirán pendientes que tendrás, pero no todo es prioritario ni urgente.

• Divide las tareas del hogar, esto les permitirá compartir tiempo de calidad. Sí tienes hijos pequeños trata de asignarles tareas sencillas de acuerdo a sus edades y capacidades. Lo importante es involucrarlos y comprometerlos a colaborar activamente.

¥ Planea con anticipación actividades familiares que sirvan para crear memorias, para divertirse y dedicarle a tu familia tiempo de calidad.

¥ Organiza con tiempo las citas médicas rutinarias a las que debes asistir. Esto te permitirá hacer ajustes en tu calendario y evitará cancelaciones.

Recuerda que el hogar sin mamá no funciona igual!

Articulo escrito por Mila Ferrer, para la American Heart Association