Sodio, ¿cómo y por qué reducirlo?

Hay muchas cosas a las que debemos estar atentos a la hora de alimentar a nuestros dulces guerreros, debemos entender que hay otra información que debemos conocer. Además de la cantidad de carbohidratos es importante verificar por ejemplo la cantidad de sodio (sal) en los alimentos. En pequeñas cantidades, el sodio mantiene un equilibrio adecuado de los líquidos corporales. El sodio también ayuda al cuerpo a transmitir señales eléctricas a través de los nervios. Pero el exceso de este mineral puede aumentar la retención de líquidos y la presión arterial en las personas sensibles.

La Organización Mundial de la Salud celebrara la Semana de Concienciación de la Sal desde el 29 de febrero al 6 de marzo; por eso queremos unirnos a ese movimiento de concienciación para educar de manera adecuada a nuestros hijos.

Las bebidas y alimentos procesados pueden contener altas cantidades de sodio, independientemente de que sepan o no a sal; por eso, antes de comprar estos productos debemos verificar la cantidad de sodio que contienen y así tomar decisiones informadas sobre nuestra alimentación. El contenido de sal puede variar significativamente entre comidas similares.

Qué significa Daily Value (valor diario)?
Los valores diarios o Daily Values se refieren a la cantidad de nutrientes que se recomienda consumir a los estadounidense mayores de 4 años de edad diariamente. El valor diario del sodio es menor a los 2,400 miligramos (mg) al día, lo que equivale a aproximadamente una cucharadita de sal. Sin embargo, el estadounidense promedio consume alrededor de 3,400 mg de sodio cada día.

Usa el dato Percent Daily Value (valor porcentual diario, %DV) como herramienta
El %DV indica la cantidad de determinado nutriente que se encuentra en una porción de un alimento. El %DV se basa en 100% del valor diario del sodio. Al comparar y elegir alimentos decídase por el que tenga un menor %DV de sodio. Como regla general:

  • 5% DV o menos sodio por porción es bajo
  • 20% DV o más de sodio por porción es alto

Presta atención a las porciones. 

Un paquete puede contener más de una porción. Asegúrate de verificar el tamaño de la porción para estar consciente de cuántas porciones está consumiendo, de igual manera que los hacemos con los carbohidratos.

Conoce las fuentes de sodio

Más de 40% de la sal que consumen los estadounidenses proviene de los siguientes 10 tipos de alimentos:

  • Panes y repostería
  • Quesos (naturales y procesados)
  • Carnes frías y embutidos (como los llamados deli o jamón o pavo en paquete)
  •  Platillos con combinación de carnes (como el estofado de res, el chili y el meat loaf)
  • Platillos con combinación de pastas (como la lasaña, la ensalada de pasta y el espagueti con salsa boloñesa)
  • Pizza
  • Aves (frescas y procesadas)
  • Sándwiches (como las hamburguesas, los hot dogs y los llamados submarinos)
  • Refrigerios de sabor intenso (como las papitas fritas, las galletas saladas, las palomitas de maíz y los pretzels)
  • Sopas

¡Vigila también el consumo de sal cuando coman fuera de casa!

Cuando no coman en casa, pregunta si hay información nutricional para el cliente. Si un platillo en el restaurante incluye una nota sobre su contenido nutricional, como “bajo en sodio” o “bajo en grasas” el establecimiento tiene la obligación de contar con la información nutricional que respalde esa afirmación en el punto de venta. Además, a partir del 1 de diciembre de 2016, muchas cadenas de restaurantes (y otros lugares que vendan alimentos tipo restaurante) deberán brindar información por escrito acerca del contenido nutricional de los artículos estándar en el menú, incluido su contenido de sodio.

Es importante fomentar buenos hábitos alimenticios desde que nuestros hijos son pequeños y si los educamos a evitar los alimentos altos en sodio y grasa les estaremos haciendo un gran favor.

FUENTE:  U.S. Food and Drug Administration