Si la diabetes no hubiera llegado a nuestro hogar…

A veces me pregunto, como sería mi familia si la diabetes tipo 1 no hubiera llegado a nuestras vidas. A ver… no fuéramos tan conscientes acerca de los alimentos que consumimos, no entenderíamos tanto el efecto que tiene el ejercicio en nuestro organismo, no hubiéramos aprendido a valorar la salud y posiblemente viviríamos con unas prioridades muy diferentes.

La diabetes en nuestro hogar nos ha cambiado nuestras carreras profesionales. Han tomado un giro de 360 grados, trabajando en pro de esta enorme comunidad afectada por esta caprichosa condición. Cada día extendemos la mano, abrazamos y ayudamos a otros a caminar este camino tan pedregoso, al igual que otros lo hicieron con nosotros.

Si la diabetes no hubiera llegado a nuestro hogar, tal vez seríamos más insensibles ante las situaciones de salud que viven otros padres y no tuviéramos el mismo nivel de empatía con otras familias.

Si la diabetes no hubiera llegado a nuestro hogar, no hubiéramos tenido la oportunidad de conocer a tantas personas especiales y no tuviera tantas amigas tan especiales.

Si la diabetes no hubiera llegado a nuestro hogar, probablemente seguiría pensando que a los niños no les da diabetes y erraría tanto o más que el resto de la sociedad. Posiblemente no sabría que hay diabetes tipo 1 y tipo 2.

Si la diabetes no hubiera llegado a nuestro hogar, tal vez no hubiéramos descubierto lo fuertes que somos y que ante las adversidades nos hacemos grandes.

Si la diabetes no hubiera llegado a nuestro hogar, no hubiéramos descubierto la espectacular conferencia de Friends for Life.

Si la diabetes no hubiera llegado a nuestro hogar… No sabríamos que la diabetes NO limita a nadie.

Hay muchas cosas que la diabetes ha traído a nuestra familia, cosas buenas y otras no tan buenas. Pero he aprendido a que la vida nos presenta dificultades para que brillemos y nos engrandezcamos. No olvides que la razón para educamos, apoyamos y empoderamos día a día, son nuestros dulces guerreros.