Quinoa una opción muy saludable

El consumo de quinoa es cada vez más popular entre las personas que buscan modificar y mejorar sus hábitos alimenticios para lograr una mejor salud. El quinoa es muy fácil de digerir, no contiene colesterol y se presta para la preparación de dietas completas y balanceadas. Este pequeño grano es muy versátil, se puede consumir caliente o frío. En lo personal me gusta frío y al dulce guerrero también, como parte de una ensalada y puede ser una gran opción para ofrecer a nuestras familias.

El quinoa beneficia mucho a las personas de mayor edad, niños, deportistas de alto rendimiento, personas con diabetes, celiácos y personas con intolerancia a la lactosa. Su alto valor en proteínas, la calidad de sus proteínas y su balance son superiores comparado con otros cereales. El 37% de las proteínas que posee el quinoa están formadas por aminoácidos esenciales. Estos aminoácidos no son producidos por nuestro organismo, por lo que necesitan ser ingeridos en nuestra alimentación.

La mayoría de las grasas del quinoa son monoinsaturadas y poliinsaturadas. Éstas grasas benefician al organismo, ya que son elementales en la formación de la estructura y en la funcionalidad del sistema nervioso y visual del ser humano.

Otro gran beneficio del quinoa es su alto contenido de fibra. Estudios han demostrado que la fibra dietética disminuye los niveles de colesterol total, LDL-colesterol, presión arterial y actúa como antioxidante. Los antioxidantes nos protegen frente a los radicales libres, causantes de los procesos de envejecimiento y de otras enfermedades. Es libre de gluten.

El grano del quinoa es muy alto en minerales, contiene fósforo, calcio, hierro, potasio, magnesio, manganeso, zinc, litio y cobre. Su contenido de hierro es dos veces más alto que el trigo, tres veces más alto que el arroz y llega casi al nivel del frijol. Tiene 1.5 veces más calcio en comparación con el trigo. Posee un alto contenido de vitaminas del complejo B, C y E, donde su contenido de vitamina B y C es superior al del trigo.

Si nos has incorporado el quinoa a tu menú familiar, te invito a que lo hagas. Puedes comenzar con esta receta de una sabrosa ensalada que comparto con ustedes.

Ensalada de quínoa, maíz y frijoles negros
 
Autor: 
Información Nutricional
  • Servicios: 6
  • Calorias: 325
  • Carbohidratos: 55
Tipo de receta: Ensaladas
Tiempo de prepraración: 
Tiempo de cocción: 
Tiempo total: 
Ingredientes
  • 1 taza de quínoa
  • 2 tazas de agua
  • ½ cucharadita de sal
  • 2 tazas de maíz fresco o congelado (previamente descongelado)
  • ½ taza de cebolla picada finamente
  • 2 cucharadas vinagre de arroz sazonado
  • 1 cucharada aceite de oliva extra virgen
  • 1 cucharada jugo de limón
  • ¼ cucharadita sal
  • ½ cucharadita de pimienta negra molida
  • 4 tazas de frijoles negros cocidos sin sal añadida, enjuagados y drenados
  • 1 pimiento rojo picado
  • ⅓ taza de hojas de cilantro finamente picado
Instrucciones
  1. --Quínoa--Lavar el quínoa varias veces, hasta que el agua salga clara, vaciar y transferir a una olla mediana. Añade el agua y sal, y déjalo hervir. Luego de hervir, cúbrelo, reduce la temperatura a fuego mediano-bajo y cocina hasta que el agua sea completamente absorbida (15 a 20 minutos). Déjalo a un lado fuera del calor durante 5 minutos; destápalo y muévelo con un tenedor.
  2. En un recipiente, hierve agua y añade el maíz; cocina por 1 minuto, remueve el agua, enjuaga con agua fría y drena. Mientras tanto, lava las cebollas en agua fría esto elimina el sabor ácido; escurre muy bien y manténlas a un lado.
  3. En un envase grande, bate el vinagre, aceite de oliva, jugo de limón, la sal y la pimienta para hacer un aderezo. Añade el quínoa, los frijoles, el maíz, la cebolla y el pimiento y saltear hasta que este incorporado. Cubrir y refrigerar por 2 horas. Agregue el cilantro y mezcle nuevamente antes de servir.

Fuentes: Quinua.pe, Whole Foods