¿Qué quiero de la educación de diabetes?

Por todos lados escucho y leo lo importante que es la educación de diabetes para mantener el nivel de glucosa en rango. Los educadores de diabetes y los médicos también hablan acerca de la importancia de la educación de diabetes. El problema es que no existe una definición de qué es la educación de diabetes. Por esa razón cada persona, incluyendo a los educadores de diabetes y a los médicos, tiene una idea distinta de qué es educación de diabetes.

Para la mayoría de las personas, la educación de diabetes es medir la glucosa, contar carbohidratos y administrar insulina. Repiten este proceso varias veces al día y al otro día vuelven a repetir la rutina. ¿Por qué? Porque nos han enseñado que contar carbohidratos es tan sencillo como mirar la etiqueta del producto o buscar la cantidad de carbohidratos en alguna aplicación móvil. La realidad es que el conteo de carbohidratos es una guía y NO es exacto. ¿Cuántas veces no has contado los carbohidratos basándote en la etiqueta nutricional, envías el bolo de insulina y aún así la glucosa sube como un cohete? Lo que sucede es que esa etiqueta nutricional no fue hecha pensando en tu hijo, el mío o en la diabetes tipo 1.

Medir glucosa, contar carbohidratos y administrar insulina son acciones rutinarias y básicas en el manejo de la diabetes, que sin una verdadera educación de diabetes, se hará muy difícil obtener los resultados deseados. Entonces, ¿qué es esa verdadera educación de diabetes? Es estar capacitados para solucionar los problemas diarios de la diabetes. Es poder analizar e interpretar la data ––todos esos números de la diabetes–– y poder hacer los cambios y ajustes necesarios en el manejo de tu diabetes. Es observar y utilizar lo aprendido, para tomar decisiones informadas en las distintas situaciones que la diabetes nos presenta. Es el desarrollo continuo de las habilidades y destrezas necesarias para manejar con éxito la diabetes.

Manejar la diabetes tipo 1 es revisar las mediciones de glucosa y poder identificar patrones de hipoglucemia o hiperglucemia, para reducirlas o eliminarlas. Siempre he pensado que la meta del profesional de salud debe ser educar y empoderar a su paciente para que éste pueda hacer los cambios y ajustes necesarios en su tratamiento, sin tener que depender de su equipo médico. Claro, al comienzo necesitamos que nos lleven de la mano, pero luego necesitamos que nuestro médico nos enseñe a caminar y luego nos deje correr con nuestra diabetes. Esto no significa que nos olvidemos o que dejemos de visitar a nuestro médico. Significa que la persona con diabetes es responsable de su auto-cuidado y debe aprender a ser más proactivo que reactivo en el manejo de su diabetes, y atreverse a hacer cambios y ajustes en los basales, ser agresivos en la administración de insulina, y ajustar los cuidados de la diabetes a nuestro estilo de vida.

El término de educación de diabetes se utiliza muy libremente. La percepción es que la gran mayoría de las personas están educadas y esto está muy lejos de la realidad. Aún con resultados de A1c menores de 7%, la gran mayoría tiene una variabilidad glucémica grande, lo que no es recomendable, ya que esto indica muchos periodos de hipoglucemia e hiperglucemia durante el día. Quiero que me enseñen a hacer “troubleshoot”, osea como superar los retos de la diabetes tipo 1 y que me den TODAS las herramientas necesarias para vivir plenos.

Para ti, ¿qué es la educación de diabetes?