Preparándonos para viajar

El verano esta a la vuelta de la esquina y muchos ya han comenzado a hacer sus planes de viaje, campamentos, etc. De por si viajar con niños es un reto, la planificación y organización necesaria para los viajes es complicada. A eso le sumamos el reto de viajar con nuestros dulces guerreros; todos sabemos que la cantidad de cosas que necesitamos o debemos tener como medida de preventiva. ¡Una mudanza!

Por eso comparto con ustedes mi estrategia de planificación y algunas cosas que hago y llevo cuando viajamos. Mis hijos están acostumbrados a viajar y ya tenemos nuestra rutina bastante perfeccionada; recuerda tu personalizas tus necesidades de acuerdo a los miembros de tu familia.

A la hora de viajar:

  • Usualmente empaco el doble de “supplies” necesarios (tirillas, jeringuillas, cambios de infusión, baterías (para el glucómetro o bomba de insulina), etc., nunca pienso que puedo comprar lo que se me acabe durante el viaje. Hasta un glucómetro adicional siempre llevo, me ocurrió que la única vez que no lleve un glucómetro adicional de madrugada se me daño el que tenia y tuvimos que salir a comprar otro.
  • Jaime SIEMPRE usa su identificación medica cuando viajamos.
  • Tener contigo una carta medica, esta certifica que tu chico NO puede quitarse la bomba de insulina(si usa), la carta también debe decir  que no le pueden prohibir ingerir alimentos y que siempre TIENE que tener los artículos necesarios en caso de emergencia. Notifica al “TSA agent” la condición del niño, esto nos evita que cometan la imprudencia de decir en voz alta o preguntar, “Tiene que removerse TODO lo que tenga encima o ¿qué es eso que lleva en el pantalón o brazo?”. Debemos tratar de que esta sea una experiencia relajada para los niños y más aún para nosotros.
  • Ve preparada con los jugos para tratar hipoglicemias no más de 4 oz. nunca hemos tenido problema, siempre llevo una cantidad mayor a la que usualmente necesitaría; no sabemos donde se puede retrasar o cancelar el vuelo (hemos tenido situaciones donde una vez abordo del avión y en medio de la pista no hemos podido despegar). OJO: Los hermanos también necesitan tener sus meriendas.
  • No lleves frutas, no las permitirán.
  • Lleva contigo un paquete pequeño de toallitas antibacteriales y antibacterial para las manos. ¡NO PUEDEN FALTAR!
  • Preparara un bultito de mano o mochila con TODOS los “supplies” médicos, no envíes estos artículos por carga; asegúrate de llevar los medicamentos que utilizas (esos que ya has tratado y sabes como afectan la glucosa de tu dulce guerrero) en caso de catarro, fiebre, vómitos, malestar estomacal, etc. No importa a donde viajes, lleva tu los medicamentos contigo).
  • Mantén la insulina en nevera hasta el último momento y tan pronto llegues guardala nuevamente en la nevera. Yo utilizo un “ice pack” pequeño que la mantiene bastante fresca.
  • Una vez en el avión procura tener a la mano todo lo que puedas necesitar para monitorear o tratar a tu chico (medidor, tirillas, merienda, etc.)
  • Si son friolentos, trata de llevar tu propia sabanita o mejor aun lleven abrigos; evita a toda costa utilizar las sabanas que hay en los aviones.
  • Busca en Internet información del aeropuerto de donde volarás y hacia donde vas, esto te permite conocer con anticipación si hay lugares de comer que le agraden a tu familia y pueden planificar si necesitas comer con anterioridad o empacar alguito extra.
  • Compra agua antes de abordar, es importante mantenerse hidratados y  muchas de las aerolíneas venden el agua muy cara. Recuerda comprar el agua después de pasar por el punto de inspección.
  • Si se van a hospedar en un hotel, pide de antemano una nevera en la cual puedas guardar la insulina; ademas te sirve para mantener algunas meriendas o frutas en la habitación.
  • No podemos olvidar el entretenimiento de los chicos, libros, videojuegos, iPods; lo que sea le interese. Esto los mantendrá ocupados y hará del viaje uno más placentero.

Siempre trato de pensar que es lo más complicado que puede pasar, estudio todos los posibles escenarios y trato de prepararme lo más posible. Siempre surgen situaciones, pero como dice el refrán” Mujer preparada vale por dos”. Las vacaciones son para relajarnos y llenar de memorias familiares nuestro baúl de recuerdos, a disfrutar con los chicos libres de estrés y preocupaciones, siempre, siempre bien preparados.