Preguntas y Respuestas- diciembre 21, 2012

Preguntas y Respuestas

Soy un joven de 25 años, vivo con diabetes tipo 1 desde los 12 y durante mi época estudiantil tuve un grupo de amigos que siempre me apoyaron y ayudaron a manejar hipoglucemias severas en más de una ocasión. Le agradezco a mis padres pues ellos se encargaron de educar a mi familia, los padres de mis amigos y amigos más cercanos. Ahora vivo una etapa muy diferente, culmine mis estudios universitarios, estoy viviendo en otro país lejos de mi familia y amigos, con un nuevo empleo… en fin creando una nueva vida. Les solicito algunos consejos acerca de como explicarle a mis nuevos compañeros de trabajo y amigos como pueden ayudarme en el manejo de mi diabetes. Ellos tienen la mejor de las intenciones, pero me siento un poco hostigado e incomodo; ni mi madre era tan restrictiva y me cuestionaba tanto mis decisiones. Muchas veces me hacen sentir como si fuera un ser muy diferente a ellos; y no me malinterpreten, son excelentes personas y lo único que buscan es ayudar. ¿Qué les puedo decir?

Saludos! Comienzo por decirte que eres muy afortunado por contar con unos padres que se interesaron por aprender de la condición para poder educarte, apoyarte, y como mencionas en tu escrito, también se encargaron de educar a tu familia, a tus amigos y a sus padres. A todo este grupo familiar y de amistad, les doy un gran aplauso por haber sido parte de ese apoyo fundamental y necesario. Te sorprenderías de la gran cantidad de personas que viven con diabetes que no reciben el apoyo de su familia.

Contestando tu pregunta, me imagino como te debes sentir; aunque en nuestro hogar no soy yo sino mi hijo el que vive con diabetes, a mi también me incomoda mucho algunas miradas o comentarios sin sentido que hacen las personas cuando conocen acerca de la condición de Jaime.

Voy a compartir contigo las “Etiqueta de Diabetes, para personas que NO viven con diabetes”. Estos consejos fueron escritos por el Behavioral Diabetes Institute y me parece que están fenomenales. Es precisamente lo que queremos decirle, de manera respetuosa, a todas esas personas que con su buena intención “tratan” de ayudarnos, pero para que sus consejos sean atinados, primero deben entender como se sienten los dulces guerreros.

NO me ofrezcas consejos sin ser solicitados acerca de mi alimentación o cualquier aspecto de mi diabetes. 

Entiendo que lo haces con buena intención, pero el manejo de diabetes es bastante complejo, tengo mis rutinas establecidas y estoy educado en mi condición. En lugar de aconsejarme, hazme las preguntas que tengas acerca de la diabetes y con gusto las respondo.

Reconoce que mi día a día con diabetes es bastante complicado. 

A diario sentimos que el manejo de la diabetes es tan complejo como un trabajo a tiempo completo y lo peor es que NO podemos presentar nuestra carta de renuncia. Demuestra empatía, hay muchos más factores que afectan mis niveles de glucosa, que están fuera de mi alcance modificarlos. Por ejemplo, el estrés, enfermedad, emociones, etc. Tengo que estar muy alerta para reconocer los síntomas de una posible hipoglucemia o hiperglucemia, y puede ser muy frustrante cuando ocurren en medio de mi trabajo, estudios, actividad física, deporte u otros eventos importantes.

Por favor, NO me digas las historias de horror acerca de tu abuela, tu vecino, las amputaciones, la ceguera y toda esa colección de historias. 

El simple hecho de saber que durante el resto de mi vida tendré que vivir con diabetes es bastante, saber que soy responsable de mi salud futura me provoca muchos sentimientos de incertidumbre. Es verdad que hay muchas historias de terror acerca de la diabetes, pero TODAS son causadas por la diabetes descontrolada.

Acompáñame y apóyame en mi estilo de vida saludable. 

A todos nos hace falta modificar ciertos aspectos de nuestra vida para nuestro bienestar; si he decidido ejercitarme, acompáñame. Si he decidido alimentarme de manera saludable, te invito a que también lo hagas. Cuando te ves afectado por una condición de salud tan compleja como la diabetes, te das cuenta lo necesario que es cuidar de tu cuerpo.

¿Por qué me miras con lastima, espanto o sorprendido cuando me hago la prueba de azúcar o me inyecto insulina en un lugar público?

Créeme, yo tampoco lo disfruto, en ocasiones me siento como un cojín de alfileres; he recibido miles de pinchazos para monitorear mi azúcar en sangre, pero esto es necesario para alcanzar el buen control de mi condición.

Ofréceme tu ayuda.

La mejor manera de demostrarme tu apoyo, es ofreciendo tu ayuda, pero por favor pregúntame que puedes hacer para ayudarme. Yo agradeceré tu ayuda, pero debes entender que lo que yo necesito probablemente es muy diferente a lo que tu piensas que yo necesito.

NO trates de brindarme apoyo con frases como; “Podría ser peor” o “Por lo menos la diabetes no es una enfermedad terminal”.

Para los que vivimos con diabetes, sabemos que esta sí es muy seria y no es algo que podemos tomar a la ligera. Un error nos puede costar la vida.

Apoya mis esfuerzos. 

No te pido que si voy a visitarte hagas una gran compra de alimentos solo para mi, pero no me digas; “Tengo un sabroso turrón o pastel, pero ¿lo puedes comer? o “No te lo ofrezco pues tiene mucha azúcar” En serio!!!!! De igual manera, no quiero ser descortés, pero si decido no ingerir alguno de tus ofrecimientos, te pido que respetes mi decisión, la mejor manera de ayudar es ayudándome a evitar esas tentaciones.

NO espíes, no preguntes, ni comentes acerca de los resultados de mi prueba de glucosa. 

El resultado de esa prueba es parte de mi confidencialidad, si yo lo quiero compartir así  lo haré. Entiende que en ocasiones estos números pueden estar muy altos o muy bajos, lo cual es normal en el manejo diario de la diabetes. Y lo menos que necesitamos es escuchar comentarios desalentadores, con falta de tacto o conocimiento de la condición. Nosotros trabajamos muy fuerte para obtener los resultados deseados en esa bendita maquinita, pero no todo está en nuestras manos. En el tratamiento de la diabetes, 2+2 no siempre suma 4.

Demuéstrame tu cariño, tu empatía y ánimo. 

El solo saber que estas ahí para apoyarme y ayudarme significa mucho para mi. Hago lo mejor que puedo en el manejo de mi condición, tendré días buenos y otros no tan buenos, solo te pido que me entiendas y no me juzgues.

Espero que estos consejos te sirvan para lograr que tus nuevos compañeros de trabajo y amigos puedan ayudarte en el manejo de la diabetes y te sirvan de apoyo. Te deseamos mucho éxito.

Queridos Lectores:

Espero mis respuestas les hayan sido de ayuda, recuerden yo no soy doctora, soy una mamá que al igual que ustedes esta día tras día haciendo lo mejor posible por mantener a Jaime, mi dulce guerrero, saludable y su diabetes tipo 1 estable. Mis consejos son el resultado de experiencias personales a través de estos 6 años, de ninguna manera estoy recomendando cambios específicos en el tratamiento médico de tu niño. ¡Hasta la próxima semana!

Les deseo un lindo fin de semana y ¡“HAPPY NUMBERS”!

 

One thought on “Preguntas y Respuestas- diciembre 21, 2012

Comments are closed.