Prediabetes, ¿existe?

prediabetesCon frecuencia escuchamos hablar acerca de la prediabetes y pensamos que no corremos peligro inmediato de ser diagnosticados con diabetes, aunque la realidad es que si tienes prediabetes, tienes alta probabilidad de desarrollar diabetes tipo 2 dentro de 10 años y 5 a 15 veces más probabilidades de desarrollar diabetes tipo 2 que las personas con niveles normales de glucosa en sangre. Prediabetes literalmente dice que no tienes diabetes, pero SI la tienes. Tu azúcar en sangre es más alta de lo normal, una característica que define la diabetes. La diabetes es una enfermedad donde los niveles de glucosa en sangre están por encima de lo normal. Por eso me pregunto,¿verdaderamente existe la prediabetes o deberíamos comenzar a llamarla Diabetes tipo 2 Etapa 1?

Lo irónico es que la diabetes se caracteriza por un aumento en los niveles de glucosa en sangre y eso es precisamente la definición de prediabetes. Prediabetes es definida como niveles de glucosa en sangre, en ayuna, mayores que los normales (100-125 mg/dl) pero no lo suficientemente altos como para diagnosticar diabetes (≥126 mg/dl). La prediabetes es un engaño que detiene a los 79 millones de estadounidenses y otros 200 millones alrededor del mundo de hacer los cambios necesarios en sus estilos de vida para prevenir la Diabetes tipo 2. Cada año aumenta la cantidad de personas que viven con los niveles elevados de glucosa en sangre. La Federación Internacional de Diabetes (IDF) estima que para el 2030 la cantidad de personas viviendo con prediabetes alrededor del mundo aumentará a 398 millones.

diabetes atlas 2012, prediabetes

Prediabetes es en realidad la primera etapa de la diabetes. Cualquier resultado de glucosa en sangre, en ayuna, mayor de 100 mg/dl es un nivel más alto de lo normal y deberíamos reconocerlo como Diabetes tipo 2 Etapa 1. De esta manera, millones de personas tuvieran la oportunidad de tomar acción de inmediato para prevenir que su diabetes progrese y cause ataques al corazón, derrames cerebrales, enfermedades renales, ceguera, enfermedad dental, amputaciones y otros problemas graves de salud. Con el tiempo, el exceso de glucosa en sangre puede dañar nuestros cuerpos. Dado que la diabetes tipo 2 es una condición progresiva para la mayoría de las personas, puede ser caracterizada como el cáncer, la enfermedad renal y la enfermedad de Parkinson, todas con etapas. La diabetes MAL manejada es la séptima causa de muerte en los Estados Unidos.
¿De dónde se origina la definición de prediabetes y con qué propósito? El diagnóstico de prediabetes comenzó alrededor de 2004 y se puso en las guías de práctica con el propósito de identificar temprano a las personas que tienen diabetes para así evitar más complicaciones de salud. Es evidente que necesitamos una nueva estrategia! La campaña de 25 años que la Asociación Americana de Diabetes y otras organizaciones han emprendido para crear conciencia sobre la diabetes y la prediabetes e instar a las conductas preventivas y estilos de vida saludables, NO han tenido éxito.No podemos permitir que las personas piensen y se engañen, diciendo que “solamente tengo prediabetes, todavía estoy bien, tengo tiempo”. Hay que crear conciencia acerca de los daños que provocan en nuestro cuerpo los altos niveles de glucosa en sangre y que cuando te dicen que tienes prediabetes, ya tu cuerpo ha desarrollado resistencia a la insulina causando daño interno. La resistencia a la insulina sucede cuando el cuerpo pierde gradualmente la sensibilidad a la insulina – la hormona que regula el nivel de  azúcar en sangre. Existen estudios que han revelado que un 36% de las personas con prediabetes ya tenían enfermedad arterial coronaria, similar a la del 42% con Diabetes tipo 2 y sorprendentemente superior al del 21% que tenían niveles normales de glucosa en sangre. Estos estudios revelan que los niveles de glucosa en sangre más altos de lo normal, prediabetes o diabetes, tienen un impacto en la hipertensión (presión arterial alta) y los lípidos como el colesterol y los triglicéridos. Además, la mayoría de las personas con prediabetes mostraron signos de retinopatía (daño en los ojos), nefropatía (daño renal) y neuropatía (daño en los nervios), todas complicaciones de la diabetes. Los resultados indican que la intervención temprana en las personas con prediabetes se justifica y se recomienda identificar y tratar a los pacientes con problemas de glucosa en ayunas temprano, ya que los resultados indican que la enfermedad arterial coronaria es comparable a la de las personas que viven con diabetes.

El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) estima que 1 de cada 3 adultos estadounidenses tenían prediabetes en 2010. Eso equivale a 79 millones de estadounidenses con 20 años o más y solamente el 10% porciento de estas personas conocen que la padecen. El 90% porciento de los estadounidenses que viven con prediabetes, 72 millones, lo desconocen. De los casi 26 millones estadounidenses que viven con diabetes, 7 millones lo desconocen, eso equivale a un poco más de 1 de cada 4 personas. Según estas estadísticas, se están perdiendo grandes cantidades de oportunidades para evitar los estragos de la diabetes. Por eso pienso que las campañas de crear conciencia sobre la diabetes y la prediabetes han fracasado y es hora de hacer algo distinto.

La Asociación Americana de Diabetes y otras organizaciones recomiendan realizar pruebas de glucosa en sangre, de rutina, en personas con alto riesgo de desarrollar diabetes. Los números no mienten, y esta recomendación ya no es suficiente. Actualmente, esta sencilla y rápida prueba no es parte del cuidado preventivo de rutina. La prueba de glucosa en sangre debe ser MANDATORIA, de esta manera, realmente, podremos identificar temprano a las personas que tienen Diabetes tipo 2 Etapa 1 y evitar o reducir las complicaciones graves de salud, que la diabetes impone a la sociedad y que crean una carga substancial. Uno de cada diez dólares, en la atención de salud, se gasta en la diabetes y sus complicaciones. Además, uno de cada cinco dólares, en la atención de salud, se gasta en el cuidado de una persona con diabetes ya diagnosticada. El costo económico estimado de la diabetes diagnosticada en 2012 fue $245 billones, incluyendo $176 billones en costos médicos directos y $69 billones en la reducción de productividad, un aumento del 41% en comparación a los $174 billones en 2007.

Es muy probable que muchas personas reaccionaran de manera muy diferente si su médico le indica que tiene Diabetes tipo 2 Etapa 1 en lugar de llamarla prediabetes; tal vez tomarían más en serio su salud y harían las modificaciones necesarias en sus estilos de vida para prevenir la diabetes tipo 2 y las complicaciones de salud.

Está muy claro: Estamos fallando en crear conciencia, los esfuerzos por cambiar comportamientos con conductas preventivas y estilos de vida saludables, y en la contención de los costos de salud.

¿Cúal es tu opinión? ¿Piensas que debemos seguir diagnosticando a las personas con prediabetes o deberíamos comenzar a llamar a este diagnóstico Diabetes tipo 2 Etapa 1?