¿Por qué los niveles de azúcar en sangre suben durante los días de enfermedad?

Estar preparado para enfrentar los días de enfermedad significa conocer cómo esta afecta el nivel de azúcar en sangre y por que ocurre la producción de cetonas en el cuerpo de las personas que viven con diabetes tipo 1.

Para nuestro cuerpo, la enfermedad es sinónimo de estrés. Durante los días de enfermedad el cuerpo necesitará más energía para combatir las infecciones, y para lograrlo, tenemos que utilizar más insulina de la usual para ayudar a que el azúcar en el torrente sanguíneo llegue a las células y se convierta en esa energía que el cuerpo necesita durante estos días. Además, las hormonas de estrés, epinefrina y esteroides, se liberan para ayudar al cuerpo a combatir las enfermedades. Las hormonas elevan los niveles de azúcar en la sangre, otra razón por la cual es necesario aumentar la cantidad de insulina administrada durante los días de enfermedad.

Sino utilizamos las cantidades de insulina adecuadas, el azúcar no puede entrar a las células, para que estas produzcan energía. Al no entrar a las células, el azúcar se mantiene en el torrente sanguíneo, elevando los niveles y comenzando a crearse las cetonas, un subproducto de la descomposición de las grasas, cuando estas son utilizadas como fuente de energía. Si nuestro cuerpo no puede utilizar el azúcar como fuente de energía, buscará una forma alterna y las grasas son una de ellas. Por esto es que antes del diagnóstico de diabetes tipo 1, la pérdida de peso es uno de los síntomas más comunes. El peligro de utilizar las grasas como fuente de energía es cuando los niveles de cetonas aumentan de manera dramática provocan una cetoacidosis diabética. Si durante los días de enfermedad tenemos alto el nivel de azúcar en el torrente sanguíneo y no aumentamos la cantidad de insulina administrada es muy probable que se produzca una cetoacidosis diabética.

De igual manera, si nuestro dulce guerrero no tiene mucho apetito durante los días de enfermedad, posiblemente la lógica nos diga que no tenemos que administrar insulina o que la cantidad administrada sea muy poca. Esto es COMPLETAMENTE FALSO Y PELIGROSO. Por la misma razón explicada anteriormente, es sumamente importante monitorear los niveles de azúcar y administrar más insulina de la usual durante estos días de enfermedad, tenga o no tenga apetito nuestro dulce guerrero.

Para detener la descomposición de las grasas cuando hay hiperglucemia y evitar altos niveles de cetonas, se utiliza la insulina de acción rápida.

SIEMPRE consulta al medico antes de hacer cualquier cambio en el tratamiento o antes de administrar algún medicamento, es importante conocer si este afectara en los niveles de azúcar o afectará el desempeño de la insulina.