Plan de acción ante los días de enfermedad

dulce guerrero enfermoPor más que tratemos nuestros chicos no están exentos de contagio de alguna gripe o virus; y todos sabemos que estos días de enfermedad pueden ser un gran dolor de cabeza. El pasado año luego de 7 años del diagnóstico de Jaime vimos como un común virus estomacal (vómitos, dolor estomacal), nos obligó a terminar en la Sala de Emergencias del hospital. Jaime tenía glucosas bajo los 100 mg/dl, pero aún con esas glucosas presentaba cetonas en la orina. Actuamos rápido, fue hidratado por suero y lo mantuvieron en observación hasta que no hubieran cetonas.

Gracias a Dios no pasó a ser una hospitalización o no desencadenó una cetoacidosis severa.

Luego de varias noticias no tan agradables  de otros dulces guerreros y en una conversación con la Dra. Penny decidimos que es necesario recalcar lo importante que es tener un plan de acción durante los días de enfermedad. Muy amablemente la Dra. Penny ha compartido con todos la siguiente información:

Cuando alguien adquiere una enfermedad viral como una gripe, o una infección ya sea gastrointestinal o urinaria, es muy común  perder el apetito. La mayoría de las personas prefieren quedarse en cama, tomar la medicina apropiada y dormir hasta que mejore, lo que en la mayoría de los casos funciona; de la misma manera ocurre en nuestros dulces guerreros. Desafortunadamente, el impacto de una infección común en alguien que vive con diabetes puede ser mucho más serio, y la falta de frecuente monitoreo y manejo de la glucemia pudieran desencadenar una severa descompensación clínica, y en algunos casos la muerte.

Tanto en personas que viven con diabetes como en las que no, durante un proceso de enfermedad , hormonas de estrés como la adrenalina y el cortisol se liberan en sangre y van movilizando la reserva de glucosa que tenemos guardado en el hígado (glucógeno),  haciéndolos un poco más resistentes a la insulina ( ya que estas hormonas actúan en contra de la insulina) y de esta manera induciendo episodios de hiperglucemia. Es por esto que controlar a la Tía Bety en vista de una enfermedad puede ser un reto. No es sorprendente que el error mas común de los padres es obviar dosis de insulina, pensando que si no se tiene apetito, no hay necesidad de administrar insulina, cuando en realidad pudiera ser lo opuesto, y en  ocasiones requiriendo mayores cantidades de insulina. En otras situaciones, sobretodo en guerreros muy delgados o con poca reserva de glucógeno en el hígado, los guerreros pudieran presentarse en contraste con frecuentes hipoglucemias. La buena noticia es que las elevaciones de glucosas secundarias a una enfermedad pueden ser manejadas en casa si se siguen los pasos a continuación.

●Monitorea el azúcar en sangre y cetonas en orina cada 2-4 horas

●Monitorea la temperatura cada 4 horas. 

a. Si hay fiebre (100.4F), asegúrese que su guerrero continúe tomando líquidos sin azúcar cada 30 mins-1 hr para prevenir deshidratación.
b. Aún si no hay fiebre, que tome líquidos sin azúcar  cada 1 hora

●Cuando que veamos las azúcares estarán bajas, y aunque su guerrero no se sienta bien, es importante que se mantenga comiendo la misma cantidad de hidratos de carbonos que comería normalmente. Ahora bien, si no quiere comer, o le molesta tragar, entonces trate de que tome la misma cantidad de hidratos de carbono en líquidos para poder continuar administrándole insulina. A veces tu endocrinólogo  puede recomendar obviar UNA dosis de la insulina de acción rápida o considere  bajar un poco la dosis de la insulina de acción larga/basal (si tu guerrero esta en la bomba), recuerda consúltalo con el endocrinólogo.

●En otras circunstancias, sería lo opuesto y los guerreros  presenten con hiperglucemia, y entonces es mucho más importante no fallar en la administración de las dosis de insulina, recuerden que cuando los guerreros están enfermos es cuando más la pueden necesitar. Sería bueno considerar aumentar la insulina de acción prolongada o la basal (bomba), o administrar dosis extra de insulina de acción corta, antes de tomar esta decisión consulta a tu endocrinólogo.

●Hay otras situaciones, no necesariamente una infección, cuando nuestros guerreros pueden también necesitar dosis extra de insulina, y pueden pasar desapercibidas, por ejemplo, cuando nuestros guerreros reciben vacunas o cuando desarrollan un ataque de asma, ya que usualmente reciben dosis de esteroides, y sabemos que estos medicamentos aumentan los niveles de azúcar en sangre de manera  temporera .

●Algo crucial es poder reconocer signos y síntomas característicos de la Cetoacidosis diabética, la cual es una complicación  que surge al no recibir suficiente insulina, y como algunos de ustedes recuerdan, así fue como debutaron algunos dulces guerreros. Si alguno de los siguientes se desarrolla, por favor, llame a su endocrinólogo y/o vaya a la emergencia de INMEDIATO:

  • Dolor abdominal

  • Nausea

  • Vómitos persistentes (2 o más)

  • Aliento dulce (como acetona o a frutas)

  • Respiración muy rápida

  • Pulso rápido (>100 latidos por minuto)

  • Confusión

  • Incoherencia