Otra posible razón para el desarrollo de diabetes tipo 1; ¿te pasó a ti?

Hace algún tiempo había escuchado la teoría de que un emoción/trauma fuerte o como le llaman en este estudio un acontecimiento vital grave podía estar seguido por un nuevo diagnostico de diabetes tipo 1. En lo personal no fue así, pero he conocido personas que luego de la perdida de uno de sus padres desarrollan la condición. Comparto parte del comunicado del estudio para que tengan una idea de lo que en él se establece.

Una investigación en Suecia, publicada en la revista de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes muestra que los acontecimientos vitales graves en la infancia, como la muerte o enfermedad de un familiar, el divorcio / separación, un nuevo niño o adulto en la familia, y los conflictos en la familia, pueden triplicar el riesgo de posteriormente desarrollar diabetes tipo 1.

En este estudio prospectivo la investigación tuvo como objetivo examinar si el estrés psicológico en términos de las experiencias de acontecimientos vitales graves, junto con la percepción de los padres de estrés de los padres y la falta de apoyo social, durante los primeros 14 años de vida, pueden ser un factor de riesgo para desarrollar diabetes tipo 1.

Los autores encontraron que la experiencia de la infancia de un acontecimiento vital grave se asoció con un mayor riesgo de futuro diagnóstico de diabetes tipo 1, en los niños que experimentan este tipo de eventos tienen casi tres veces más probabilidades de desarrollar diabetes tipo 1 que los que no lo había hecho, incluso después de ajustar de los factores necesarios, por ejemplo (predisposición genética a la diabetes tipo 1, edad al inicio del estudio, la predisposición genética para la diabetes tipo 2, entre otros. 

Los autores dicen que una de las posibilidades que une los acontecimientos vitales graves con el desarrollo de diabetes tipo 1 surge de la hipótesis del estrés de las células beta, que propone que la experiencia de un acontecimiento vital grave podría contribuir al estrés de las células beta a través de una mayor resistencia a la insulina, así como aumento de la demanda de insulina debido a la respuesta al estrés fisiológico, incluyendo los niveles elevados de la hormona del estrés cortisol. Otro posible mecanismo que relaciona la tensión a enfermedades inmunológicas es un desequilibrio más general en el sistema inmunológico como resultado de estrés crónico. Este desequilibrio puede contribuir a una reacción inmunológica en contra de las células beta productoras de insulina.

¿Vivió tu hijo un acontecimiento vital grave y luego fue diagnosticado con diabetes tipo 1?