Opciones, decisiones y mi compromiso

Nuestras vidas están directamente marcadas o dirigidas por la toma de decisiones; ante estas decisiones siempre tenemos varias opciones. Observamos, analizamos y basados en diferentes aspectos llegamos a una decisión que entendemos es la más adecuada. Lamentablemente, nadie nos da a escoger que condiciones de salud queremos para nosotros o nuestras familias; cuando estas llegan comienza una nueva marejada de toma de decisiones que afecta directamente nuestra salud y la salud de nuestros seres queridos. ¿Quién es el mejor médico?, ¿cuál y cómo consigo el tratamiento más adecuado?; y en muchos casos ¿a dónde tengo que llevar a mi hijo?

Desde el mismísimo segundo que nos notifican acerca del diagnóstico, comienza nuestra misión por la búsqueda del bienestar de ese niño. Pero las cosas no son tan sencillas como parecen, hay muchas circunstancias que dictarán cual será el tratamiento o que equipo médico debe utilizar tu hijo. Lo que no me hace sentido es que habiendo opciones, se trate de encasillarnos a unos tratamientos y equipo médico específico. En el caso de la diabetes tipo 1, podemos tener dos pacientes con las mismas características; sexo, edad, peso y estatura, pero ambos pacientes tienen tratamientos y necesidades muy diferentes. No podemos generalizar y decir que hay insulinas, glucómetros o bombas de insulina una mejor que la otra o que son igual de eficientes en todos los pacientes.

Yo estoy muy complacida con el tratamiento que utilizamos con Jaime, pero no significa que todo el mundo tendrá el mismo resultado. Cuando me preguntan acerca del tratamiento de mi hijo, hago la salvedad de que para nuestra familia y el estilo de vida que  llevamos, Jaime tiene el tratamiento ideal, pero jamás trataré de imponer o convencer a otra familia que un tratamiento o un equipo médico en particular es mejor que otro. Siempre dejo claro que hay otras alternativas, que se orienten, eduquen y tomen la decisión de acuerdo a las necesidades, gustos y estilo de vida del paciente y su familia. De igual manera, el tratamiento de Jaime y la bomba de insulina que utiliza hoy, pudiera cambiar mañana, teniendo en mente que la tecnología continúa mejorando y siempre pendiente al bienestar de mi hijo.

Otra decisión que se puede tornar en una muy desesperante es cuando en unión con tu endocrinólogo has tomado la decisión acerca del tratamiento que ambos entienden es el más conveniente y resulta que por razones “desconocidas” no tienes cubierta para el mismo. En lugar de varias opciones solo tienes una. Imagina esta situación, tienes una familia numerosa y estás en busca de un nuevo auto familiar. Haces una investigación, buscas información y luego ves el auto que has soñado en el “dealer”, llenas los papeles y cuando haces los trámites del seguro te dicen que tu póliza solo cubre el auto compacto de dos puertas, que apenas acomoda a cuatro personas y no se ajusta a la necesidad de tu familia. ¡Un momento! yo pago una póliza de seguro que me limita mi estilo de vida, mi COMODIDAD y mi gusto. ¡No es justo! Lo mismo puede suceder con las insulinas o equipo médico que tanto ustedes como su endocrinólogo entiendan son las más adecuadas, pero los planes médicos deciden por nosotros. Es importante que al momento de tomar las decisiones no nos veamos limitados por terceros.

Nuestra misión en el blog es llevar educación acerca de diabetes tipo 1, yo no recibo remuneración por parte de ninguna compañía, ya sea de insulinas, glucómetros o bombas de insulina. La información que proveo es basada en mi experiencia a través de estos seis años de travesía.

Por eso les vuelvo a recalcar la importancia de la educación en diabetes tipo 1, busca la información de todas las bombas de insulina, glucómetros e insulinas. Analiza cuales son los que más se adaptan a tu estilo de vida. Hay algo muy importante que NUNCA debes olvidar, somos nosotros los que adaptamos la condición de nuestros hijos a nuestros estilos de vida, no podemos permitir que la diabetes tipo 1 nos controle. Conozco personas que llevan décadas en inyecciones múltiples diarias, muy bien educados y controlados; y son totalmente felices con su tratamiento. También conozco a otro grupo que valora y agradece la oportunidad de poder utilizar la gran herramienta que es la bomba de insulina, que ha cambiado y mejorado la calidad de vida del paciente y su familia; todo es cosa de gustos y preferencias.

En varias ocasiones he solicitado información acerca de otros productos, por ejemplo cuando hice el escrito de los glucómetros todas las compañías gustosamente compartieron con nosotros sus productos e información. Lo mismo he hecho con otro sistema de bomba de insulina, que todavía no he podido escribir acerca de el, por NO tener la información; si no domino el tema, créanme, no voy a inventar las cosas. Una lástima, pues son mis lectores los que no reciben esa información. Espero que pronto las cosas cambien y entiendan que aquí no hay compromisos con ninguna empresa; mi compromiso es con ustedes mis dulces familias.