Observa, Actúa y Modifica

La obesidad infantil es un tema muy delicado y difícil de tratar, pero es MUY necesario hablar de el. Mi interés no es solo hablar del tema, sino crear conciencia y que comencemos a hacer los cambios necesarios para disminuir la gran cantidad de niños obesos que día a día va en aumento en nuestro país y a través del Mundo. Las cifras de la obesidad infantil son alarmantes y tristemente, las complicaciones que estos niños tendrán en un futuro son devastadoras. ¿Qué podemos hacer?  Nos cruzamos de brazos y vemos como el futuro de nuestros niños se deteriora o nos ponemos los guantes y comenzamos el cambio YA.

Recientemente leí un articulo donde decía que muchas veces los padres no ven o no quieren ver el problema de peso de sus hijos. ¿A quién le gusta buscar los defectos de su hijo? A nadie, ante nuestros ojos ellos son perfectos y únicos, pero debemos estar muy atentos y actuar de manera responsable. La manera responsable es proveyendo una alimentación adecuada, balanceada, nutritiva o como quieras llamarle. Nosotros somos responsables de cambiar el estilo de vida de nuestra familia y de educarnos acerca de la alimentación, las complicaciones de la obesidad, nuestra salud futura y de ser necesario, buscar la ayuda. Tenemos que abrir los ojos y estar muy pendientes a las cosas que pasan en nuestros hogares.

Si entiendes que tu hijo tiene unas libritas de más para su edad y altura, busca ayuda; todavía estas a tiempo. Estudios recientes han probado que las afecciones cardíacas comienzan desde la niñez, o sea hay que cuidar el sistema cardiovascular de los niños desde temprana edad. ¿Cómo lo hacemos? Evitando el consumo de comidas altas en grasas, el sobrepeso e incorporando a nuestras rutinas la actividad física. Para que tu hijo realice actividad física no necesitas inscribirlo en el equipo de soccer o baloncesto; tu hijo puede hacer ejercicio mientras camina contigo en algún parque, corre bicicleta o patineta, etc. Lo que sí necesitamos es lograr que ese corazón trabaje y se mantenga fuerte y limpio de cualquier basurita que quiera alojarse en sus arterias. En Puerto Rico tenemos un reto muy grande y es la falta de lugares seguros y en buenas condiciones para ir a ejercitarse (ej. pistas, parques, columpios, etc.), pero no podemos dejar que esta excusa nos lleve al sedentarismo. Además de las enfermedades cardíacas y cardiovasculares las complicaciones de la obesidad son muchas más.

Complicaciones de la obesidad:

  • Aumento de factores de riesgo de artritis y fallo renal
  • Síndrome Metabólico
  • Diabetes tipo 2
  • Alteraciones digestivas
  • Alteraciones en el desarrollo sexual
  • Anormalidades ortopédicas
  • Alteraciones hormonales
  • Enfermedad del hígado
  • Trastornos respiratorios
  • Complicaciones neurológicas
  • Enfermedades dermatológicas
  • Dificultades al dormir
  • Trastornos psicosociales
  • Mortalidad prematura

He escuchado esta frase en varias ocasiones y para mi es muy chocante; “Esta generación que va creciendo, sino atiende el problema de obesidad, será la primera que tendrá una expectativa de vida menor a la de sus padres” ¡WOW! Básicamente estamos propiciando a que estos niños mueran más jóvenes debido a complicaciones de la obesidad ¿Triste no?

El amor que sentimos por nuestros hijos es increíblemente grande, pero NO puede ser ciego. Actúa como el adulto responsable que eres, regala vida a tu hijo. El momento de actuar es ahora, si entiendes que tu hijo esta sobrepeso, no esperes más; ¡BUSCA AYUDA!

 

 

 

 

 

Si deseas más información:

Let’s Move

Stop Childhood Obesity

Stop Obesity Alliance