Números

Números, números y más números… Así podemos definir cada día de nuestros dulces guerreros.

Números en las mediciones de glucosa

Números en la cantidad de carbohidratos 

Números en las fórmulas para determinar la cantidad requerida de insulina

Números en el resultado de A1c

Sumamos, restamos, dividimos y multiplicamos… En la escuela, nunca fui muy amiga de las matemáticas, el comienzo del tratamiento presentó otro tipo de reto. Me preguntaba; “¿cómo es posible que logre entender tanta fórmula y tanto número?”.

¡Esto es imposible!

Más sin embargo cuando vas adentrándote en este mundo de diabetes, y todo el caos comienza a ser tu nuevo normal, poco a poco comienzas a entender mejor el significado de cada número y de alguna manera mágica, comenzamos a ver, analizar y a interpretar mejor los números.

Hacen unos años comenzamos a utilizar una bomba de insulina, pero anterior a eso estuvimos cuatro años utilizando inyecciones diarias con Lantus y Novolog. Al momento de hacer el cambio a la bomba, como todo proceso nuevo trae muchas dudas e incertidumbres, y confieso que los primeros días, hasta me arrepentía de haber cambiado de terapia.

En aquel momento vivíamos en Puerto Rico y el adiestramiento acerca de este nuevo aparato, que sería soporte vital de la administración de la insulina, fue uno muy básico. No tuvimos nada de preparación, nada de práctica, y así como así comenzamos a utilizarla.

El uso de la bomba fue eliminando un poco las formulas matemáticas que yo tenía que hacer, pero me llevó a otra nueva aventura de números donde podía hacer ajustes más específicos de basal y de la proporción de carbohidratos/insulina. Estos pequeños ajustes podían significar que los niveles de azúcar de Jaime estuvieran dentro del rango establecido o por el contrario, altos o bajos.

Las primeras semanas pensaba que sería imposible dominar esa nueva herramienta, que se supone vendría a mejorar nuestra calidad de vida. Es ahí donde te das cuenta que estás muy lejos de la realidad. La bomba de insulina y cualquier otro avance tecnológico pueden ser herramientas muy útiles en la terapia, pero sin una buena educación de diabetes, es muy difícil analizar e interpretar los números para poder sacarle provecho a la tecnología. En resumen, la tecnología es tan útil, como la persona que la maneja.

No me podía rendir durante esas primeras semanas, tenía que lograr que la bomba de insulina de mi hijo hiciera el trabajo que yo sabía podía hacer y quería disfrutar de las ventajas que la tecnología nos ofrecía.

¿Qué hicimos?

Comenzamos a leer, aprender y conocer esa bomba de insulina como si fuera la palma de nuestras manos. Tienes en tus manos una herramienta poderosa, muy útil, pero puede ser peligrosa si no se utiliza de manera correcta. Tendrá errores, tendrá algunas desventajas, pero una vez llegas a los ajustes correctos, podrás disfrutar de sus funciones y tendrás mejores resultados en el manejo de la diabetes. Esos ajustes correctos NO son eternos y debes saber cómo y cuándo hay que hacer nuevos cambios. Recuerda, nuestros dulces guerreros están creciendo y sus necesidades de insulina van cambiando. Aprendamos a ser auto-suficientes, a identificar situaciones y siempre actuar proactivamente.

Números, números y más números… Algunos que entendemos, otros que no, son números que tenemos que aprender a analizar y a interpretar para tomar mejores decisiones en el maneo de la diabetes. Luego de casi ocho años, la Tía Bety, los números y yo, hemos llegado a ser amigos y compañeros de trabajo.