El rol la familia con diabetes en la sociedad

Antes de que nuestra familia fuera tocada directamente por la diabetes, no conocíamos mucho acerca de esta condición. Una vez es nuestro hijo la persona afectada, nos invade la necesidad de conocer todo lo que podamos acerca de la diabetes. Desde ese momento nos convertimos en una familia con diabetes, no porque todos los miembros padezcan la condición; sino porque todos deben conocerla y educarse. Tristemente, no ocurre así en todas las familias, muchas veces por negación de los miembros de la familia o de el mismo paciente. Si ya has leído algunos de los artículos anteriores habrás notado que hago mucho énfasis en la importancia de la educación. Pero hoy vamos a ir un poco mas allá de la educación del paciente, es importante que TODAS las personas que de una manera u otra están relacionados con el paciente se eduquen.

 

Dentro de nuestras familias debemos crear redes de información para compartir el tratamiento del paciente; que hacer cuando el azúcar esta alta o baja e intercambiar ideas y sentimientos. En nuestra familia, Gabriel y Diego 11 y 10 años (nuestros hijos) son parte importante del cuidado de Jaime. Ellos han aprendido a hacerle la prueba de azúcar y pueden hasta cierto punto interpretar de manera correcta los resultados. También están muy conscientes de poder reconocer cuando Jaime pueda estar presentando un episodio de hipoglicemia. En ese caso ellos saben exactamente que hacer, conocen donde están los jugos que Jaime toma y se aseguran que lo tome por completo. Puedes y debes trabajar con el paciente y los hermanos en el aprendizaje de lectura de las etiquetas de los alimentos. Por ejemplo, si vas a utilizar un empaque de galletas de 100 calorías, pídele al niño que lea la etiqueta e identifique los carbohidratos. Además los hermanos pueden ser de mucha ayuda, debemos envolverlos en este proceso, ellos se sentirán importantes y no verán la condición de su hermano como algo extraño. Quién sabe si en el futuro ellos pueden salvar la vida de su hermano o de otro paciente con diabetes, gracias a la experiencia que han obtenido en su hogar.

Dentro de estas redes de información es importante la participación de la familia extendida, donde seguramente exista mucho desconocimiento sobre la diabetes tipo 1. Este desconocimiento hace que al escuchar la palabra diabetes, automáticamente la asocien con gordura, sobrepeso o con personas que consumen mucha cantidad de alimentos altos en azúcar. Por tal razón, al escuchar que un niño tiene diabetes, lo primero que piensan es que el niño come muchos dulces. El pasado mes llevamos a Jaime a hacerle la prueba de hemoglobina glicosilada, cuando la persona que va a hacer la prueba se da cuenta de que Jaime vive tiene diabetes tipo 1, le comenta; “¡Te gusta comer dulces!”. Esto ocurrió frente a mi esposo y los hermanos de Jaime. Esta persona debe ser tecnólogo médico, asumo debe tener algunos estudios relacionados con la salud, y aún no conoce la diferencia entre la diabetes tipo 1 y tipo 2. Debemos educar a abuelos, tíos, primos, etc. Mientras más lejos llegue la educación, más conciencia crearemos sobre la diabetes tipo 1, sus síntomas, tratamiento y las diferencias con la diabetes tipo 2. Hay que explicar las diferencias entre ambas condiciones y lo distintos que son los tratamientos.

  • Diabetes tipo 1: puede ocurrir a cualquier edad, pero se diagnostica con mayor frecuencia en los niños, los adolescentes o adultos jóvenes. Sólo un 5% a 10% de las personas con diabetes tienen diabetes son tipo 1. En esta enfermedad, el cuerpo no produce o produce poca insulina y se necesitan inyecciones diarias de esta hormona. La causa exacta se desconoce. El tratamiento para tratar la diabetes tipo 1 es la insulina, la cual baja el nivel de azúcar en la sangre permitiendo que salga del torrente sanguíneo y entre en las células. Es por eso que también se dice que el paciente es insulino-dependiente.
  • Diabetes tipo 2: el 90% a 95% de las personas diagnosticadas con diabetes la padecen. Generalmente se presenta en la edad adulta, aunque ahora se está diagnosticando en niños, adolescentes y adultos jóvenes debido a las altas tasas de obesidad y sedentarismo. Debido a que la diabetes tipo 2 se desarrolla lentamente, algunas personas con niveles altos de glucemia son completamente asintomáticas. Son personas que no saben que padecen la enfermedad. El tratamiento principal para la diabetes tipo 2 es el ejercicio y una dieta saludable y nutritiva.

Seamos nosotros educadores entre nuestras familias y amistades, y desarrollemos en nuestros niños que viven con  diabetes unos pequeños orientadores capaces de proveer la información correcta a otros. Como dice la frase de Sir Francis Bacon “Knowledge is power”, “El conocimiento es poder”.

One thought on “El rol la familia con diabetes en la sociedad

  1. Patty Camilo

    El día que nos mandaron a sala de emergencia por la sospecha de que Maricé tenía diabetes, cuando le hacen la prueba de glucosa y sale altísima la enfermera que le hizo la prueba le dice….”seguro que para el día de los enamorados te comistes mil dulces”……La cara de mi hija fue la que pone un niño cuando hace algo mal. No podía creer lo que acababa de escuchar…..

Comments are closed.