Nos dejamos llevar por el Índice de Masa Corporal?

En esta ocasión les quiero contar algo que nos pasó la pasada semana, no es relacionado con diabetes tipo 1 pero es un tema que como padres debemos entender. Escuchamos mucho hablar acerca del Índice de Masa Corporal (IMC) como la medida que nos dice si una persona está en su peso saludable, sobrepeso u obeso. Lo interesante es que esta tabla la encontramos en todas partes, sin embargo debemos conocer ciertos aspectos de esta “información”, antes de tomarla como cierta.

El índice de masa corporal (IMC) es un número que se calcula, utilizando el peso, estatura, edad y sexo de una persona. El IMC no mide directamente la grasa corporal, pero es utilizado con frecuencia para determinar si la persona tiene un peso saludable, ya que es un método económico y fácil de realizar. El IMC es una medida inexacta y no tiene en cuenta la masa muscular, la densidad ósea, o la composición corporal de cada individuo.

La fórmula del IMC fue ideada en la década del 1830 y ha prevalecido durante más de 180 años sin cambio alguno. La fórmula es muy simple, IMC = peso en kilogramos dividido por la altura, en metros cuadrados. Pero el mayor defecto que tiene el IMC es que no diferencia entre la grasa corporal y los músculos de la persona. El músculo es más denso y pesa más que la grasa. Por lo tanto, la persona atlética y musculosa usualmente tiene una clasificación del IMC con más obesidad y sobrepeso de lo que realmente tiene.

Un atleta que pesa 200 libras (90kg) puede tener el mismo IMC que una persona de la misma altura y peso, pero completamente inactiva. El IMC clasificaría a ambos con sobrepeso. Ese cálculo del IMC es probablemente el correcto para la persona sedentaria, pero no para el atleta. Aún así, las autoridades de salud de los Estados Unidos todavía recomiendan y promueven el uso de la fórmula del IMC para medir la la grasa corporal.

La pasada semana tuvimos una situación similar con Gabriel, el hermano mayor de Jaime. Gabriel tiene 17 años y es un atleta de alto rendimiento, que junto con Jaime y su otro hermano Diego entrenan unas 5 horas diarias. Uno de los requerimientos para participar en actividades deportivas escolares es un examen físico. Llevamos a Gabriel al pediatra y lo primero que hizo la enfermera fue medirlo y pesarlo. Cuando el pediatra finalmente lo atiende, su primer comentario fue que Gabriel tenía sobrepeso. Yo miro al médico y le pregunto si ha visto a Gabriel, y le explico que es un atleta, alto y fuerte. Era la primera vez que visitábamos a ese médico y parece ser que tiene su manera de operar, siguiendo un libreto, donde todas las personas son “iguales”. Jamás pregunto acerca de su alimentación, estilo de vida, ni nada.

En ningún momento realizó una evaluación física, Gabriel ni se quitó la camisa. El médico no preguntó acerca de la alimentación, la actividad física, o el historial de crecimiento y peso de Gabriel. Lo que si hizo, y dijo, varias veces, es que Gabriel tenía sobrepeso. Nos quedamos callados ya que Gabriel necesitaba que el médico le llenara el documento del supuesto examen físico.

Cuando regresamos a la casa, vimos las notas del médico y decían que Gabriel necesitaba mantener una dieta balanceada, disminuir los carbohidratos, refrescos, dulces, comida rápida y con grasas. También tenía que implementar un programa de caminar, correr o bicicleta, 30 a 45 minutos, 3 a 4 veces a la semana. ¡QUÉ, QUÉ! ¡Que bárbaro este médico!

Si los médicos combinaran el IMC con una evaluación física completa, tomando en consideración el historial clínico y los hábitos de vida de sus pacientes, pudieran obtener una imagen más completa y precisa de su salud, relacionada con el peso.

Eso nos llevó a pensar, ¿te imaginas si le hubiera dicho eso a una familia que NO está educado en este tema, o a una adolescente que es atleta y tiene baja autoestima? No me extraña que hayan tantos jóvenes con trastornos alimentarios, si son estos los mensajes que reciben nuestros hijos. Como siempre les decimos, vamos a ensañarle a nuestros hijos a comer saludables y a disfrutar de la actividad física, esto les traerá muchos beneficios futuros.