No olvidemos a los hermanos

Día 7 del Health Activist Writer’s Month Challenge

Escribe acerca de lo que quieras, tema libre.

Te has puesto a pensar que la diabetes tipo 1 no sólo afecta al paciente, sino que también afecta a la familia. Hoy quiero escribir pensando en los hermanos de los dulces guerreros. Este tema se me ocurrió luego del taller a padres y familias que tuviéramos en marzo. Una de las actividades que se llevó a cabo con los niños para conocer sus sentimientos, fue entregarle a cada niño la figura del rostro y cabello de un niño o una niña. La figura no tenía ojos, nariz ni boca, buscábamos que los niños allí presentes (niños con diabetes tipo 1 y sus hermanos) nos demostraran sus sentimientos acerca de la condición.

En general los niños dibujaron sonrisas y no demostraron alguna preocupación mayor. Sólo un caso me llamó mucho la atención, hubo una participante que verbalizó que se preocupa mucho por la condición de su hermano. ¿Cómo dibujo un rostro preocupado? Tomando en cuenta que esta niña cuenta con no más de 8 o 9 años, su dibujo me provocó cierta tristeza. No había pensado en como se sienten los hermanos y te das cuenta de que aún en su inocencia están muy atentos a lo que pasa a su alrededor. Pero me pregunto; ¿será ella la única que se siente así o fue ella la única que se atrevió a decirlo?

Aquí en casa, Gabo y Diego están muy educados acerca de la condición de Jaime, además de que participan activamente de su cuidado. Pero nunca les había preguntado su sentir, así que decidí hacerles unas preguntas. Aquí están sus respuestas:

Mila-  Completa la oración; El que Jaime tenga diabetes a mi me provoca __________________________.

 Diego- Me hace sentir responsable de él, por eso he aprendido a chequearlo y ayudar en lo que pueda. No hemos tenido emergencias con Jaime, pero me asusta si el azúcar esta muy bajita.

 Gabo- Me preocupa pues no quiero que le pase nada, las hipoglicemias e hiperglicemias pueden provocarle complicaciones. Siempre estoy pendiente a que se sienta bien y sé como hacerle la prueba de glucosa.

 Mila- Qué mensaje le puedes dar a los hermanos de otros dulces guerreros?

 Diego- Que conozcan la condición para que puedan ayudar a su hermano y que estén pendientes. Aunque Jaime tiene diabetes no lo trato diferente pues el es normal, juega, corre y hace todo como yo. 

 Gabo- Que se eduquen y conozcan la diabetes tipo 1, así ayudas a tu hermano y a tus papas. También les diría que no los traten diferente, ellos no tuvieron la culpa de que les diera diabetes tipo 1 y no se puede controlar que la padezcas, pero si los pacientes se cuidan pueden tener vidas normales.

¡Los hermanos también se afectan! No podemos olvidar que ellos escuchan y entienden mucho más de lo que creemos. Saquemos tiempo para explicarle a ellos acerca de la condición de su hermano, aclaremos sus dudas y déjale saber que si todos trabajamos en conjunto por el bienestar de su hermano, eso significará un mejor futuro para el y más tranquilidad para la familia. Gracias a Dios nunca hemos vivido una situación de emergencia con Jaime, pero al igual que nosotros los padres, los hermanos también viven con esa preocupación.

A tu hijo que no vive con diabetes tipo 1, déjale saber su importancia dentro de la familia, abrázalo y agradécele por preocuparse siempre por el dulce guerrero del hogar. Dile lo bien que lo cuida y ayuda cuando es necesario. Algo muy importante, nunca, nunca delegues en ellos la responsabilidad de un adulto; por ahora serán nuestros ayudantes, no nuestro reemplazo.