Momentos mágicos y seres especiales

Jaime y TomyLa vida nos marca con hermosas memorias, momentos mágicos y muchos seres especiales; para nosotros uno de esos momentos mágicos ocurrió en enero de este año. Luego de muchos meses de coordinación, preparación y emociones, finalmente Carolina y Tomy hicieron un viaje que les cambiaría su día a día con la Tía Bety. Compartimos días muy especiales con esta familia y se crearon lazos de amistad que nunca se romperán.

Para nosotros fue todo un placer poder ayudarles y ser parte de este proceso de crecimiento; estos momentos mágicos son los que nos motivan a continuar nuestra labor. Les comparto una nota que Carolina nos hizo llegar y no dejen de ver el video que realizó el Florida Hospital for Children, está hermoso y muy emotivo.

Lejos parece aquel  1 de Diciembre de 2011 cuando se nos desmoronaba el mundo al escuchar el diagnóstico de Tomy : diabetes tipo I, todos quienes somos padres de dulces guerreros sabemos que ese día tan especial quedará marcado por siempre en nuestras mentes y corazones.

En esos momentos parece que uno cae y que no va a volverse a levantar, sin embargo, la Tía Bety no nos permite quedarnos sino que es un camino que requiere de atención las 24hs entonces entendemos que podemos caer, pero siempre levantarnos.

Empezamos el camino de la educación, uno de los pilares principales para aprender a convivir con la con ella y es justamente aquí  en este camino es donde vamos encontrando personas especiales, personas maravillosas que están dispuestas siempre a ayudar.

Familia Ferrer y Familia Gasparelli Si todo era difícil, en Septiembre 2013 Tomy tuvo una hipoglucemia severa que requirió aplicación de glucagon, esa vez si que la Tía Bety nos golpeo fuerte a ambos. Entonces, viajamos a Chile y colocamos el Dexcom (medidor continuo de glucosa). Pero yo quería ir aun más lejos y mi gran amiga Mila Ferrer se ofreció a ayudarnos, es así que a través de ella conseguimos contención, citas médicas, suplidos , educación y viajamos a Orlando, Florida  a colocarle a Tomy la bomba de insulina inalámbrica OmniPod. 

Así como recuerdo aquel día del debut también recuerdo aquel  1 de diciembre, jamás olvidaré el 1 de Enero 2014,  cuando llegamos a Miami y la familia Ferrer nos estaba esperando con un gran abrazo. Recuerdo aquel primer contacto con nuestra querida Doctora Pauley y como olvidar aquel día en que Tomy ya no saco su pen de insulina al momento de almorzar sino que con su PDM ( controlador del OmniPod ) se envió su bolo de insulina.

Les estaremos de por vida agradecidos, con mucho mucho mucho esfuerzo  y apoyo logramos llegar allí, cada quien sumo su granito de arena. Familia Ferrer gracias por tanto, me despido con una frase que quedó en mi cabeza del blog de Jaime…QUIEN TIENE POR QUIEN VIVIR DEBE ENCONTRAR EL COMO.

Gracias Vida por poner en nuestro camino personas tan especiales, me uno a ellas por un futuro pleno libre de complicaciones.

Carolina y Tomy