Mi rutina diaria de retos, no incluye cubetas de hielo, pero sí muchas cosas más

Estoy segura que todos, sino casi todos hemos visto una y otra vez el famoso reto de la cubeta de hielo, cuya finalidad es recaudar fondos para las investigaciones de esclerosis lateral amiotrófica (ELA). La ELA es una enfermedad neurodegenerativa progresiva que afecta a las células nerviosas del cerebro y de la médula espinal. Con el tiempo, la degeneración progresiva de las neuronas motoras producida por la ELA ocasiona la muerte de éstas. Cuando mueren las neuronas motoras, el cerebro pierde la capacidad de iniciar y controlar el movimiento de los músculos. Triste y una realidad MUY difícil para las familias que son tocadas por la ELA.

Me he preguntado por qué no hemos hecho algo similar para crear más conciencia acerca de la diabetes. Los días, los años y las décadas pasan y las cifras de las personas que viven con diabetes (todos los tipos) aumentan de manera imparable y las predicciones no pintan bien…

Hemos visto las tristes historias de las familias tocadas por la ELA, vemos como van deteriorándose fisiológicamente hasta llegar al esperado y triste final. He leído comentarios de personas que han sido tocadas por la diabetes diciendo que aun con lo difícil que es el manejo de la diabetes, la prefieren mil veces que al ELA.

Pero esto no es cosa de escoger o preferir una condición sobre otra… Es aprender a vivir y jugar tu mano de cartas de la mejor manera posible.

NO he participado del reto y tampoco lo haré, no por no apoyar la causa, si no porque cada día tengo mis propios retos y retos que tocan directamente a mi familia.

Mis retos diarios:

TODOS los días, las 24 horas del día, sin descanso, nos esforzamos por mantener los niveles de glucosa de mi hijo en un rango apropiado. 

¿Qué beneficio trae este reto?

Este reto le da la oportunidad a mi hijo de crecer saludable y reducir las probabilidades de complicaciones futuras.

TODOS los días, por lo menos en una ocasión durante la noche, hacemos la travesía hasta la cama de nuestro dulce guerrero. 

¿Qué beneficio trae este reto?

Nos asegurarnos que su nivel de glucosa esté dentro de su rango. De no ser así, podremos detectar y tratar los niveles de glucosa fuera de rango. Como padres uno de nuestros temores son las hipoglucemias nocturnas y hemos aprendido a dormir con un ojo abierto.

TODOS los días, buscamos que nuestro hijo sea un niño de once años, procuramos permitirle vivir las experiencias necesarias y típicas de un niño de su edad.

¿Qué beneficio trae este reto?

Este reto hace que mi hijo se sienta igual que cualquier otro niño, que cuando el se vea, no vea un niño enfermo, limitado y diferente a los demás.

TODOS los días debemos aprender a vivir con esta condición, y aprender a vivir y disfrutar nuestra vida.

¿Qué beneficio trae este reto?

Este reto nos ayuda, como familia, a sobrellevar cada situación, buena y no tan buena, que muy amablemente la diabetes tipo 1 nos regala.

TODOS los días nos vemos en la necesidad o casi obligación de educarnos aún más, leyendo, escuchando, y nunca pensando que lo conocemos todo. 

¿Qué beneficio trae este reto?

Somos nosotros las familias las que conocemos y estamos encargados de nuestros hijos, debemos ser médicos, nutricionistas, enfermeros, etc. Para hacer este trabajo de la mejor manera, TENEMOS que saber que hacer, cómo y cuando hacerlo. Dime, por la salud de tu hijo, ¿qué no aprenderías a hacer?

TODOS los días son muchos los retos que enfrentamos, retos que en ocasiones ponen en nuestras manos la vida de nuestros hijos, retos que no siempre entendemos, pero retos que sólo el padre de un niño con diabetes tipo 1 puede entender.

Cuéntame, ¿cuáles son los retos diarios que tocan directamente a tu familia?