Mi equipo, mi familia

Hoy día las relaciones de familia cada vez se van rompiendo más y más. Es muy triste que por los estilos de vida tan complicados y horarios tan diferentes, algunas familias pasen días sin verse o sentarse juntos a cenar. Esto ha abierto unos abismos muy grandes en la relaciones de padres e hijos. La familia sale desde muy temprano y cuando llegan a sus hogares ya es hora de dormir nuevamente. La competencia laboral, la vida social, las actividades extra curriculares de los hijos. ¡Ufff el tiempo no da para más!

Afortunadamente mi familia puedes ser clasificada como una excepción. No se si ya había mencionado que hacen 3 años mi esposo y yo decidimos educar a los chicos en nuestro hogar. El homeschooling, es a mi entender un método de enseñanza muy personal y adaptable a las necesidades del niño. Es una responsabilidad muy grande y estamos dispuestos a hacer los sacrificios necesarios. Tanto mi esposo como yo participamos activamente de su educación y es muy gratificante el ver como van aprendiendo y disfrutándolo a la misma vez.

Tengo que decir que me siento muy afortunada, no todos los esposos ayudan tanto con los niños, la crianza y mucho menos con las tareas del hogar. No es fácil educar, criar, mantener el hogar y no perder la cordura. Gracias a Dios tengo el mejor “partner” en todo, desde la crianza de los nenes, los cuidados de Jaime, las tareas del hogar y mi editor del blog. Sin mencionar la gran ventaja que han tenido mis hijos han tenido la suerte de tener un papá ex-atleta, que los guía, entrena, aconseja y apoya en sus deportes. Se podrán imaginar la cantidad de deportes que se ven en mi hogar, he aprendido de todos los deportes, sus reglas, equipos,etc. ¡Asi somos felices! Gracias a la flexibilidad del trabajo de Jimmy (mi esposo) pasamos mucho tiempo juntos. Los cinco nos movemos como una pequeña tribu, juntos a todos lados. Esto ha creado una relación de familia sumamente fuerte, el apego de mis chicos con su papá es hermosa. Me encanta verlos a todos acurrucados en la cama viendo algo en la tele, uno encima del otro. Como padres queremos inculcar en nuestro hijos el sentido de familia, hermandad y amor. Nuestro propósito es crear en ellos relaciones de hermano a hermano muy solidas, para que en un futuro siempre mantengan ese lazo fuerte.

Dada la condición de Jaime tanto mi esposo y yo día a día seguimos informándonos y educándonos acerca de la diabetes tipo 1. Ambos, papá y mamá tienen que estar al tanto del tratamiento y trabajar juntos. Es un trabajo que se tiene que hacer en equipo, de otra manera seria muy agotador. Soy muy afortunada al tener la bendición de poder disfrutar mis hijos 24/7, en algún momento ellos trazarán sus propios caminos, pero hasta que eso suceda quiero disfrutarlos lo mas posible.

El tiempo pasa demasiado rápido y los hijos crecen en un abrir y cerrar de ojos. Estoy segura que muchas veces los miras y aun recuerdas su rico olor de bebe, lo pequeñas que eran sus manos y sus caritas de alegría cuando los sacábamos de sus cunas. Vamos a dedicarle a los niños tiempo de calidad y esfuérzate por hacerte presente en sus vidas de manera positiva, esos recuerdos nunca se olvidarán.