Medidas para prevenir la obesidad y los trastornos alimentarios en los adolescentes

A través del tiempo en nuestro trabajo en el mundo de la diabetes, cada vez escuchamos más acerca de los trastornos alimentarios en adolescentes con diabetes tipo 1. Estos trastornos suelen ocurrir mayormente en las niñas o jóvenes y en el caso de las dulces guerreras es importante conocer acerca de la diabulimia.

Se trata de un trastorno alimentario en el que personas con diabetes tipo 1 dejan de administrarse sus dosis de insulina con el objetivo de perder peso de forma rápida; ya que el cuerpo utiliza la grasa como fuente de energía. Esto es sumamente peligroso, pues al no haber insulina presente en el organismo los niveles glucosa pueden subir mucho y provocar complicaciones como cetoacidosis.

Desafortunadamente vivimos en un mundo con unos estereotipos o modelos de belleza muy alterados y los jóvenes cometen el error de utilizar métodos de perdida peso poco seguros. Comparto con ustedes una publicación de la Academia American de Pediatría con algunos consejos para evitar obesidad y trastornos alimentarios.

Estemos muy atentos a las conductas de nuestros hijos y si notamos o sospechamos puedan tener algún tipo de trastorno alimentario, busquen ayuda lo antes posible.

“Los adolescentes cuyos padres se centran en comidas saludables y actividad física en lugar del peso tienen menos posibilidades de sufrir de trastornos alimentarios o de recurrir a conductas malsanas para controlar el peso, de acuerdo con un nuevo informe clínico de la American Academy of Pediatrics (AAP).

El informe: “Cómo prevenir la obesidad y los trastornos alimentarios en los adolescentes” será publicado en el número de septiembre de 2016 de Pediatrics (publicado en línea el 22 de agosto) para ofrecer a los pediatras herramientas basadas en evidencia para proporcionar orientación a los pacientes.”

Durante los últimos 30 años, el índice de obesidad infantil se ha más que duplicado, y el índice de obesidad en los adolescentes se a cuadruplicado. Aunque los índices de obesidad se han nivelado en los últimos años, las cargas de atención de salud y costos continúan siendo significativas. Los adolescentes de origen hispano, indio americano o afroamericanos tienen la más alta prevalencia a la obesidad, según la investigación.

La participación de la familia en el tratamiento de la obesidad y los trastornos alimentarios de los adolescentes se ha determinado más eficaz que cuando el enfoque es sólo en los adolescentes.

Las recomendaciones de la AAP incluyen:

•Desalentar las dietas, saltarse las comidas o el uso de píldoras dietéticas

•Promover en su lugar una imagen positiva del cuerpo

•Comer con más frecuencia en familia

•Siguieren que las familias traten de no hablar sobre el peso corporal

Fuente: HealthyChildren.org

Para conocer más de la diabulimia haz clic AQUI!