María de Lourdes Cartaya, educadora en diabetes y mamá guerrera

Con sus hermanos y mamá

Hoy quiero presentarles a María de Lourdes Cartaya, una mamá guerrera que le dio un giro a su vida profesional cuando su familia fue tocada por la diabetes tipo 1. Hoy día María de Lourdes nos presenta su nuevo proyecto y nos cuenta un poco de su historia.

Provengo de una familia donde la medicina siempre estuvo presente en nuestra sobremesa, mi papá era médico y mi mamá enfermera. De allí quizás mi vocación de querer ser médico pero que por un cambio de rumbo en mi vida no logré culminar. Sin embargo, nunca dejó de estar presente en mí esa  inclinación. Culminé mis estudios superiores en Educación y por cosas del destino logré combinar en mi vida profesional dos áreas que me apasionan que son la educación y la salud.

En el año 1998,  cuando mi hijo Andrés de 4 años debutó con diabetes, muchas cosas cambiaron en la vida de nuestra familia. Fueron días muy difíciles, no sólo para nosotros los padres sino también para sus hermanos, Gustavo Adolfo de 15 años y María Fernanda de 13. Mucha angustia e incertidumbre por lo que no conocíamos y agobiados por toda la nueva rutina de cuidados para con Andrés desde ese momento.  Definitivamente es un golpe muy duro para toda la familia. Pero ante lo que nos depara el destino, y que no podemos cambiar, está la manera en como lo afrontamos, y esta condición de por vida no tiene otra manera de asumirse sino es con la educación.

[slideshow_deploy id=’4996′]

El querer aprender  más para ayudar a  mi hijo en los cuidados de la diabetes me llevaron por un camino nuevo en mi vida. Cada día me interesaba más en el tema y fui poco a poco adquiriendo muchos conocimientos que luego decidí compartir y con ellos ayudar a otras personas en la misma situación. Así comencé a trabajar como Educadora en Diabetes y ahora certificada en bombas de insulina.  Ya han pasado más de 13 años desde que atendí mi primer debut y en cada uno que atiendo no dejo de recordar mi propia experiencia.  Convertí una amenaza en una oportunidad en donde todos  ganamos, gano yo porque ayudo a mi hijo, gana mi hijo al mantener su salud y saber cómo cuidarse y por otro lado ayudo a mis pacientes y a todos los que lo necesitan, incluyendo a las personas que no tienen diabetes con mi participación  en la publicación de dos libros de cocina para lograr una  alimentación sana y equilibrada de toda la familia.

 Andrés actualmente estudia primer año de medicina y la diabetes nunca le ha impedido hacer todo lo que se ha propuesto en la vida. Durante sus años en el colegio participó en todas las actividades, paseos y excursiones que se organizaban.  Excelente estudiante y en más de una oportunidad representante de su salón en la Comunidad Estudiantil.  Apasionado por el fútbol, llegó a jugar en tres equipos diferentes.  Se podrán imaginar las carreras para llevarlo y traerlo a los diferentes entrenamientos y partidos pero sobre todo las precauciones para evitar las bajas de azúcar debido a la cantidad de ejercicio que realizaba, pero lo logró y disfrutó inmensamente del  fútbol.

Creo firmemente en el poder que tiene la educación en el tratamiento de la diabetes. De allí la idea de crear una página web, www.70-110.com, con la intención de llegarle al mayor número de personas y tratar de  aumentar su bienestar y calidad de vida, brindar soporte, experticia y experiencia a todo aquel que debuta como dulce guerrero!  Allí tendrán  la oportunidad de compartir consejos, experiencias y noticias de actualidad sobre la diabetes para mantenernos al día con todos los avances.

www.70-110.com
www.70-110.com

Por último, mi consejo a todas las familias de guerreros no puede ser más que se eduquen y aprendan mucho sobre la condición de su hijo. La educación no sólo los ayudará a estar saludables  sino que les dará calidad de vida, aparte de  bienestar y tranquilidad a toda la familia.

Un gran abrazo a María de Lourdes y mucho éxito a Andrés en sus estudios; otra historia donde la diabetes no limita los sueños y metas. Y tú, ¿dejarás que la diabetes limite tu vida?