Mantenernos en forma, es un asunto de familia

Mantenerse en forma debe ser un asunto de familia. Según estudios, los niños que no sólo tienen los padres activos, pero en realidad participan en la actividad física con sus padres son mucho más propensos a ser adultos sanos y activos. Es sumamente importante incluir alguna actividad física en las actividades familiares. A medida que la epidemia de obesidad infantil, cada vez es más real y en números más alarmantes, es vital que los padres seamos buenos modelos para sus hijos.

Recuerda que los niños se mantienen activos mediante el juego no estructurado, el tratar de imponer largas rutinas, pueden resultar monótonas para el niño y tener resultados contraproducentes; claro todos los niños son diferentes. En nuestro caso nuestros hijos participan con nosotros de nuestras rutinas de ejercicios, y éstas son modificadas de acuerdo a su capacidad física. Entonces, ¿qué se puede hacer para mantener a tu familia en forma? Planifica alguna actividad familiar una vez al mes, que incluya la actividad física. Puede ser una caminata en el parque, visitar un parque acuático, visitar alguna reserva natural, o una tarde de juegos en la playa. Verifica las fechas de los festivales culturales, actividades dirigidas a los niños, u organicen un día familiar con sus vecinos o familiares.

¿No tienes tiempo para salir con los niños? Hay un muchísimas cosas que hacer en su propia casa. Por ejemplo: construir una carrera de obstáculos en el patio, que incluyan saltar la cuerda, crear juegos con una bola, subir, bajar, saltar, hacer “push ups”, abdominales, y “jumping jacks”. La familia puede competir por los retos, o simplemente divertirse haciendo ejercicios en la casa. Lo más importante es el mensaje que estamos enviando a nuestros hijos: El ejercicio es divertido e importante, y debe ser parte de la rutina de todos.

El papel positivo del ejercicio sobre la diabetes se conoce desde hace muchos años. Actualmente se recomienda la práctica deportiva regular a las personas diabéticas porque junto con una buena alimentación y el tratamiento farmacológico correcto, es uno de los factores más importantes de su tratamiento.

Cualquier práctica deportiva debe efectuarse de forma regular y controlada, así se puede mantener un buen estado físico y mental. Al mismo tiempo se consigue un mejor control de la glucosa y una mejor calidad de vida. El ejercicio será un acto agradable y una práctica segura para la persona con diabetes, si se adoptan medidas correspondientes.

Durante la práctica del ejercicio se produce un aumento del consumo del combustible por parte del músculo. En los primeros treinta minutos el músculo consume la glucosa de sus depósitos de glucógeno (glucosa almacenada). Una vez agotados dichos depósitos, pasa a consumir glucosa de la sangre.

Entonces, vamos a envolver a nuestras familias en las actividades físicas de manera divertida, vamos a hacerlo por el bienestar de nuestros hijos y recuerda que tú también saldrás beneficiado.