Alimentación del niño con diabetes

Alimentación del niño con diabetes

7516856_xxlLas necesidades nutricionales de niños y adolescentes con diabetes son iguales a las del resto de sus compañeros, por lo que no se aconseja seguir planes de alimentación diferentes, esto puede ser diferente para chicos con alergias o intolerancia a ciertos alimentos. Una alimentación saludable y adaptada para estas edades debe ser rica en carbohidratos, moderada en proteínas y relativamente baja en grasas, especialmente de saturadas, las que provienen de alimentos grasos de origen animal.

Es fundamental conocer cuales son aquellos alimentos que contienen carbohidratos. El etiquetado de los alimentos ayuda a conocer la composición de los alimentos y así, poder incluirlos en la alimentación habitual sin ocasionar alteraciones glucémicas. En aquellos alimentos que contienen sustitutos de azúcar,  se debe valorar siempre la cantidad total de carbohidratos del alimento y no solamente la presencia o ausencia de azúcares.  En ocasiones, las alegaciones nutricionales como “sin azúcar” o “bajo contenido en azúcares” pueden crear confusión, pues ello no garantiza que aunque el alimento no contenga azúcares pueda tener otros carbohidratos como, por ejemplo, almidón en una galleta.

El sistema de conteo de carbohidratos es una herramienta básica para contabilizar con precisión los carbohidratos de la alimentación y así poder confeccionar menús equivalentes en carbohidratos. Utilizando el sistema de conteo de carbohidratos se pueden adoptar dos estrategias: utilizar las mismas dosis de insulina realizando menús diferentes pero que contengan siempre la misma cantidad de carbohidratos o bien variar las dosis de insulina rápida en función de los carbohidratos que se toman en cada comida.

Los menús escolares deben ser trabajados conjuntamente entre los padres o tutores, personal escolar y el propio niño para conseguir adaptar la estrategias descritas en el punto anterior. Es importante que el niño ingiera los alimentos adecuados para mantener el nivel de glucosa dentro de los niveles adecuados evitando hipoglucemia, además de que es necesario para lograr un mejor desempeño escolar.

 Los padres o encargados no deben descuidar el control del peso corporal y la práctica de ejercicio físico habitual como medidas asociadas para la mejora y mantenimiento de la salud general.

 La alimentación es una parte fundamental en el tratamiento de la diabetes. No obstante, en ocasiones es causa de dificultades y conflictos, parte de los cuales pueden resolverse con un mayor conocimiento de la composición de los alimentos y de su relación con la insulina. Se debe animar a padres, encargados y niños a involucrarse en el conocimiento de la diabetes para así hacer más “dulce” su tratamiento.