Los primeros días; ¿los recuerdas?

Mundo_diabetes, Circulo_diabetes

¿Cuántos de ustedes recuerdan lo difícil de esas primeras semanas después del diagnóstico de tu dulce guerrero? Hoy reviví tantas de esas memorias, mientras hablaba con una mamá que esta viviendo esas primeras semanas. Son muchas emociones a flor de piel, muchas incógnitas y muchas más las preocupaciones acerca del futuro de tu dulce guerrero. El diagnóstico de diabetes llega a trastornar nuestra familia con la fuerza de un tornado. Todo es confuso, complicado y sentimos mucha inseguridad a la hora de tomar decisiones en el tratamiento de nuestros niños, y nos preguntamos ¿estaré haciendo las cosas correctas, será normal lo que me está pasando, mejorarán las cosas?

Mientras Jaime estuvo en el hospital durante los primeros días después del diagnóstico, recuerdo ese sentido de incredulidad, era como si estuviera esperando que ese sueño pasara y despertara con mi vida tal como era antes del diagnóstico. Como me dijo un amigo recientemente; “Te sientes como una isla en medio del océano y nadie se da cuenta que estas ahí”. Recuerdo que pensaba; ¿Llegaré a conocer a otras familias o niños con diabetes, serán muchos los niños que viven con esta condición? Cada día era un reto diferente, era una lección más en nuestro curso intensivo de diabetes; llevamos 7 años como alumnos en esta clase y aún seguimos aprendiendo.

Al escuchar las palabras de esta madre, sus dudas, sus miedos y sus preguntas, no podía dejar de pensar de que manera podemos ayudar a hacer este proceso más sencillo o menos doloroso. Luego de analizarlo, llegué a la conclusión que es necesario pasar por este proceso de aprendizaje, que nos ayuda a comenzar a conocer mejor la condición, con las distintas situaciones que vamos enfrentando durante esos primeros días y semanas. Así perderemos el miedo, la inseguridad y cambiaremos nuestra actitud a una proactiva y llena de determinación.

Si tu niño fue diagnosticado hace poco aquí unos consejos:

Organízate y anota TODO

  • Los alimentos- como reacciona la glucosa a los distintos alimentos
  • Monitoreo de glucosa- la hora y el resultado de la prueba
  • Insulina- cual administras, cantidad y la hora
  • Actividad Física- escribe las actividades físicas del día o datos que te ayuden a entender posibles fluctuaciones en la glucosa
  • Notas- utiliza este espacio para hacer las anotaciones necesarias; que cosas no debes olvidar en el futuro

tabla_diaria_manejo_de_diabetes

Este es un ejemplo del tipo de tabla que utilizaba para organizar y entender el comportamiento de la glucosa de Jaime; tenía páginas y páginas de información, pero cuando íbamos a las citas médicas era sencillo explicar mis dudas. Puedes añadir o quitar campos, lo importante es que te ayude a entender que está sucediendo. Por ejemplo, antes de almuerzo Jaime estuvo muy activo físicamente, practicando el tenis, al almorzar administramos la insulina correspondiente, pero como su metabolismo todavía estaba acelerado, en solo una hora y media después del almuerzo su nivel de glucosa estaba muy cercano al rango mínimo de glucosa deseado y presentaba síntomas de hipoglucemia. NOTA: La próxima vez que tenga práctica de tenis antes del almuerzo estaré más pendiente de cuantos carbohidratos le voy a administrar, pues ya veo que la glucosa baja más rápido de lo esperado. Así por el estilo vamos anotando lo más posible. Vamos conociendo cuanto tiempo la insulina está activa en el cuerpo de nuestros chicos y así podremos tomar mejores decisiones.

La diabetes tipo 1 requiere de mucho análisis, requiere que nos detengamos a pensar las cosas y aunque tengamos buena memoria, algo se nos puede olvidar, por eso es mi recomendación de llevar un diario y anotar todo lo que puedas.

No tengas miedo de hacer preguntas al médico o equipo de educación, interactua con otras familias que puedan servir de ejemplo y anota cada una de las dudas que tengas. Todo estará bien, llegarás a entender la diabetes, pero tienes que estar preparado para las altas y bajas, debes saber que hacer ante cada situación y sobretodo NUNCA, NUNCA perder el ánimo. ¡Recuerda no estás solo!