Lenguaje de la diabetes que no entiendo

En el lenguaje de la diabetes, hay ciertas palabras que nunca he entendido porque se utilizan y me incomodan. Estas palabras tienen su significado, pero parecen ser muy irónicas cuando son utilizadas dentro del lenguaje de la diabetes. Por ejemplo:

Debut– En el lenguaje de la diabetes, se le llama debut a ese momento cuando recibimos el diagnóstico de la diabetes. Hasta donde yo tenía entendido, un debut es cuando alguien se presenta por primera vez ante un público, ya sea un artista o un atleta. También se refiere a las fiestas que se le hacen a las señoritas cuando pasan de ser niñas a jóvenes, y donde se presentan ante la sociedad. Un debut es algo que se planifica cuidadosamente, que se organiza, se ensaya y que las personas envueltas han consentido participar. Ni mi hijo, ni mi familia quisimos entrar a este mundo de la diabetes, no lo planificamos, no fue un momento placentero y mucho menos una memoria hermosa. El diagnóstico de la diabetes es un momento muy doloroso, con muchas interrogantes de la salud de nuestros hijos y muy triste para las familias. Yo simplemente le llamaría, el momento del diagnóstico.

f4zqxLuna de miel– Cuantos de nosotros no soñamos con una luna de miel perfecta, esos momentos hermosos que dan comienzo a una nueva vida y hace referencia a la noche de bodas y a los días después de la misma. La luna de miel es romántica, durante esos días caminas en las nubes, planificas el futuro y todo se ve más hermoso. En cambio cuando hablamos de la luna de miel en el lenguaje de la diabetes, nos referimos a ese último periodo de funcionamiento útil del páncreas, produciendo insulina. ¿Qué de hermoso tienes esto? ¿Qué de romántico? Durante esta supuesta luna de miel, ¿cómo ves el futuro? Totalmente irónico y contradictorio llamar este periodo luna de miel, ¿no crees?

Diabetes controlada– Para comenzar, la palabra control significa tener dominio o autoridad sobre alguna cosa, hmmm! Eso como que no va muy a la par con la diabetes. Por más que tratemos, no tenemos dominio o autoridad sobre la glucosa, esta no sólo sube o baja por la ingesta de alimentos, sino también por los cambios hormonales, por emociones, actividad física, etc. ¿Cómo controlamos todos eso factores? Podemos hacer lo mejor para manejar la diabetes, pero eso no nos asegura que logramos controlar la diabetes. Y si en algún momento llegáramos a controlar la diabetes, este supuesto “control” es efímero, y es el resultado de las decisiones que hemos tomado en las últimas horas en el manejo de la diabetes. Tenemos que educarnos y trabajar para ser nosotros los que manejamos la diabetes y no dejar que sea la diabetes quien maneje nuestras vidas. Nuestra meta es la diabetes bien manejada o bien gestionada, siempre actuando proactivamente. Ojalá fuera tan fácil como dar una orden a la glucosa y listo.

¿Qué piensan ustedes? Estas palabras son tan irónicas como la frase en inglés que dice; “I’m so sweet, I have diabetes”, traducida al español “Soy tan dulce, que tengo diabetes”.  🙂