Las redes sociales, la diabetes y la mala información

A través de las redes sociales vemos y compartimos información, experiencias, imágenes, entre otras cosas. A pesar de la distancia, nos sentimos acompañados por otros y nuestro planeta aparenta ser mas pequeño. En lo personal creo que este medio de comunicación ha llegado para quedarse.

A pesar de de las ventajas que las redes sociales nos brindan, también pueden ser un vehículo para promover información errónea, imágenes ofensivas a otros y alimentar la desinformación. Me refiero en especifico a la diabetes y sus distintos tipos. Cuántas veces no has visto en FB una promoción de alguna cura mágica para la diabetes, o algún amigo te ha compartido una absurda cura o algo parecido.

La pasada semana en diferentes cuentas de FB vi una imagen que no encuentro nada graciosa y sirve como abono para continuar alimentando la desinformación e ignorancia que hay acerca de la diabetes.

Cuando se utiliza la palabra diabetes, sin distinción entre tipo 1 o tipo 2, ya es un horror, pues en la gran mayoría de los casos se refiere a la diabetes tipo 2, pero nunca la nombran por nombre y apellido. Esto provoca mayor confusión y hace, hasta cierto punto, nuestra misión educativa más difícil. Creo que he conocido a muy pocas personas que sepan cual es la diferencia entre la DT1 y la DT2, y como es la vida de las personas que viven con diabetes tipo 1.

Y esta imagen, así lo confirma…

bob has d

La imagen es de un examen de matemáticas, donde la primera pregunta indica que Bob tiene 36 barras de dulce y se comió 29 de ellas. La pregunta al estudiante es ¿Qué tiene Bob ahora? La contestación dada por el estudiante es Diabetes. Bob tiene diabetes.

Esta imagen la he visto en Internet anteriormente y en ocasiones la he visto compartida por personas o grupos de personas con diabetes, lo cual no me hace sentido. Me he puesto a leer los comentarios y para muchos es un gran chiste. El chico que contestó la pregunta del examen es muy ocurrente y hasta licenciaturas en medicina le dieron algunas de las personas que comentaron. Con esa imagen se hace más fuerte la famosísima pregunta o comentario que muchos hemos escuchado; “A tu hijo le gustaban mucho los dulces” O como alguien le dijo a Jaime; “Oye, comiste muchos dulces”.

En lo personal me choca y me molesta. Imaginen si la pregunta del examen fuera la siguiente:

 Juan tiene 50 cajetillas de cigarrillos, se fumó 45 cajetillas en un día. ¿Qué tiene Juan ahora? 

 Cáncer.

Juan tiene cáncer del pulmón.

Jamás he visto este tipo de bromas o mensajes ignorantes en las redes sociales acerca del cáncer y creo que jamás se verán. Por alguna razón la diabetes no es vista de la misma manera. La contestación de que Bob tiene diabetes es el eterno estereotipo que se utiliza con frecuencia, convirtiéndose en etiquetas despectivas que sólo sirven para discriminar y agredir a las personas que viven con diabetes. La mayoría de los estereotipos suelen ser un concepto infundado, aceptados como la realidad que se pueden cambiar a través de la educación.

Este tipo de comentario y el estereotipo son parte del estigma que las personas que viven con diabetes sufren constantemente, sintiéndose culpables de tener diabetes, y no comparten el diagnóstico con sus familiares, amigos y menos en su lugar de empleo, evitando la discriminación. Este silencio hace que estas personas no reciban la educación ni el apoyo necesario para manejar correctamente la diabetes y evitar las complicaciones de salud (amputaciones, pérdida de la vista, fallo renal) y muchos casos de depresión.

Aún cuando la imagen se refiere a la diabetes tipo 2, NADIE debe hacer burla de otras personas que viven con una condición de salud. Mucho menos una condición crónica cuyo manejo diario es un reto.

Por favor, vamos a detener la falta de educación, la mala información, y con el respeto que nos distingue, aclaremos los disparates. Ni mi hijo, tu hijo, ni la persona que vive con diabetes tipo 2, deben sentirse estigmatizados o mofados por vivir con diabetes.