Las decisiones médicas y su efecto en la comunidad de diabetes

Esta semana fuimos invitados a participar como panelistas, en la convención de la Sociedad de Decisiones Médicas. El tema del panel era “La Diversidad y la Diabetes” y presentamos el punto de vista del paciente. Nuestra presentación fue corta, pero precisa. Hablamos acerca de la importancia que tiene la educación de diabetes, que esta educación debe ser relevante culturalmente y en lenguaje sencillo. Recalcamos la importancia de tomar decisiones económicas pensando en las personas que viven con diabetes, y no solo pensando en el beneficio económico de alguna industria o empresa.

Es muy frustrante pensar que hay ciertos grupos minoritarios que son rezagados y olvidados… Son muchos los factores que afectan o limitan, entre ellos la educación o capacidad de navegar el sistema de salud. Ese sistema de salud que para mi, busca maneras de poner trabas o hacer las cosas muy difíciles para las personas. Los rellenos mensuales de los suplidos, las constantes cartas de pre-autorización, que piden las aseguradoras y lo difícil que se le hace al paciente conseguir referidos para ser atendidos por otros especialistas. ¿Por qué?

¿Qué parte de que una comunidad saludable es una comunidad productiva, no entienden las aseguradoras de salud? ¿Por qué se empeñan en jugar el papel de bomberos, siempre apagando fuegos (complicaciones) en lugar de educar y prevenir. Pero claro, para eso hace falta hacer un cambio en la distribución de los fondos; hay que invertir AHORA, en la educación y prevención de la diabetes, para en un futuro ver los ahorros en gastos médicos relacionados a las complicaciones asociadas al descontrol de la diabetes.

En la conferencia se presentaron varios estudios, con modelos económicos que proveyeron educación continua al selecto grupo; los resultados? Una disminución en la prueba de A1C y mejores resultados en el manejo y control de la diabetes. WOW!!!!! ¿Noticia nueva para estos investigadores? Lo peor de todo, se invierte una cantidad de fondos en estos estudios que a mi entender no son necesarios. La preparación académica de estas personas es mucho mayor que la nuestra, pero no la necesitamos para saber que la gran mayoría de las personas que viven con diabetes y reciben mejores tratamientos, con accesos a la tecnología disponible, tirillas y a una educación continua de diabetes, obtendrá mejores resultados que la persona que no tenga acceso a nada de esto.

Sentí que hay una desconexión tan grande entre la realidad de la comunidad con diabetes y estas personas que se encargan de tomar las decisiones médicas. Te hablan del tratamiento A (menos costoso) y tratamiento B (más costoso), el costo de uno versus el otro. Pero sólo ven el costo mensual, sin pensar que es muy posible que ese paciente con el tratamiento A, con el paso del tiempo, presente retinopatía, problemas cardíacos y problemas renales; y tendrán que pagar hospitalizaciones de emergencia, cirugías y diálisis, que al final del camino cuestan mucho más que haber utilizado el tratamiento B desde el comienzo y evitar las costosas complicaciones.

La comunidad con diabetes somos más que números, somos más que gastos, somos una comunidad que quiere estar saludable. Queremos criar dulces guerreros saludables y que las decisiones médicas, que afectan la diabetes, sean tomadas pensando en todas las personas que se verán afectadas; ricos, pobres, educados, con menos educación y no tanto en el beneficio económico de alguna industria o empresa.