La salud mental, tan importante como la salud física; no la dejes a un lado

La depresión grave es una de las problemáticas más peligrosas entre los adolescentes y está ligada con el aumento de auto lesiones en los adolescentes, si no se atiende puede tener consecuencias fatales. Desafortunadamente, las noticias no son muy alentadoras, vemos como cada vez hay más jóvenes que caen en depresión por factores como el “bullying”, ciberacoso, baja auto estima, entre otros. Y la realidad es que los jóvenes que viven con diabetes tipo 1, no están exentos de esta realidad sobretodo las chicas. 

En el estudio, “Tendencias nacionales en la prevalencia y tratamiento de la depresión en los adolescentes y adultos jóvenes”, descubrió que la depresión grave está aumentando entre los jóvenes, particularmente las niñas adolescentes. Los investigadores revisaron información de las Encuestas Nacionales sobre la Salud y el Uso de las Drogas entre los años 2005-20014 en adolescentes entre las edades de 12-17 y adultos jóvenes entre 18-25, y descubrieron que la prevalencia de 12 meses de episodios de depresión grave aumento en los adolescentes de 8,7 en el 2005 a 11,3 por ciento en el 2014 (un aumento del 37 por ciento) y de 8,8 por ciento a 9,6 por ciento entre los adultos jóvenes. El estudio descubrió que el aumento de la depresión es algo más prominente entre las niñas adolescentes, que está en línea con estudios anteriores que mostraron mayores aumentos en los síntomas depresivos entre las niñas que los varones en años recientes Los investigadores observan que la diferencia de género puede ser atribuida a una mayor exposición a factores de riesgo entre las niñas, tales como teléfonos móviles con aplicaciones de texto debido a la problemática vinculación del uso del teléfono con el comportamiento depresivo.[1]

De los resultados arrojados por el estudio, lo preocupante es que la mayoría de las jóvenes no reciben la atención médica necesaria para tratar esta enfermedad mental. Tristemente en las jóvenes que viven con diabetes tipo 1 la precaución debe ser aún mayor, pues estas tienen a la mano un medicamento que utilizado de la manera incorrecta, puede ser fatal. Tenemos que ser muy observadores y no sentir vergüenza de pedir ayuda profesional.

Recuerda que algunas señales de depresión son:[1]

  • Dormir excesivamente, mucho más que por el cansancio usual, que puede indicar depresión o abuso de sustancias; dificultad para dormir, insomnio y otros trastornos del sueño
  • Pérdida de autoestima
  • Abandono o pérdida de interés en los pasatiempos favoritos
  • Bajo e inesperado cambio en el rendimiento académico
  • Pérdida de peso y apetito, que puede indicar un trastorno alimentario
  • Cambios bruscos de personalidad, como agresividad y exceso de enojo que no sean parte del carácter y podrían indicar problemas psicológicos, de fármacos o sexuales.

Procuremos criar adultos saludables emocionalmente, aunque a muchos no les gusta platicar con sus hijos acerca de estos temas tan delicados, debemos buscar la manera de hacerlo con mucho tacto y de manera sencilla de entender para ellos.

[1] Un estudio descubre que la depresión está aumentando entre los adolescentes, pero en especial entre las niñas adolescentes. (January). Retrieved January 19, 2017, from https://www.healthychildren.org/Spanish/news/Paginas/study-finds-depression-on-the-rise-in-adolescents-but-particularly-among-teen-girls.aspx