La incansable búsqueda de un mejor futuro

photo credit: <a href="http://www.flickr.com/photos/danisarda/4319293527/">~Oryctes~</a> via <a href="http://photopin.com">photopin</a> <a href="http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/2.0/">cc</a>

 

 photo credit: ~Oryctes~ via photopin cc
photo credit: ~Oryctes~ via photopin cc

La historia de nuestra familia, por décadas ha sido parte de la incansable búsqueda de un mejor futuro. Esta comenzó 48 años atrás, cuando un joven matrimonio de origen cubano y con dos niños pequeños decidieron salir de su país, Cuba. Esta salida, primero los llevó a España, luego al estado de New Jersey y finalmente a Puerto Rico, país que sería su hogar durante muchos años.

Esa es la historia de la familia de mi esposo, una de las miles sino millones que por circunstancias políticas, económicas y hasta de salud, han tenido que abandonar su país; en búsqueda de un mejor porvenir para sus hijos.

En los Estados Unidos se está hablando mucho acerca de la reforma migratoria que podría afectar a 11 millones de inmigrantes que actualmente están indocumentados en este país. Entre estas 11 millones de personas, ¿cuántos diagnósticos de diabetes tipo 1 habrá? ¿Cuántos niños están teniendo la oportunidad de recibir el tratamiento adecuado o tienen acceso a médicos especialistas y a los medicamentos correctos por poder vivir en este país?

La inmigración provocada por razones de salud, es una realidad que no se puede ocultar, especialmente cuando son condiciones crónicas que requieren cuidado constante, como lo es la diabetes tipo 1. Y aunque no puedo imaginar lo que viven miles de estas familias, que a diario tratan de buscar el sustento familiar, esforzándose para que sus hijos tengan mejores oportunidades y reciban una buena educación, como madre, me identifico con sus sacrificios.

Nací en Puerto Rico, un país muy dichoso de contar con la ciudadanía americana. Viajar de PR a los EU no requiere visas ni permisos. Si puedes costear el pasaje, puedes entrar y salir de los EU cuantas veces quieras. Aún con esta ventaja, cada día son más las familias que como la nuestra, han decidido explorar nuevos rumbos y cruzar el “charco”, buscando una mejor calidad de vida para nuestros hijos y mejor oportunidad de empleo, al igual que muchas otras familias Hispanas.

Al momento del diagnóstico de Jaime, vivíamos en Orlando, FL y desde el principio, siempre tuvimos mucha información y educación acerca de la diabetes. Cualquier duda o pregunta que tuviéramos, sabía que había todo un equipo de profesionales de la salud que nos podían brindar ayuda y apoyo. Como padres, cumplimos con nuestra tarea/responsabilidad de educarnos lo más posible acerca de esta condición y día tras día nos esforzábamos por que nuestro chico estuviera saludable.

Por razones de trabajo tuvimos que regresar a PR. Aún siendo lo más parecido a un estado de los EU, PR carece de un buen sistema de salud y no podíamos creer la poca educación en diabetes que reciben los pacientes y sus familias. Pero peor eran los tratamientos, las medicinas y el apoyo que estas personas recibían. Debido a la difícil situación económica que atraviesa la isla y a la desigualdad en el tratamiento y la educación que reciben las familias que viven con alguna condición crónica de salud, muchas de estas familias han tomado la difícil decisión de mudarse permanentemente a algún estado de los EU para atenderse en mejores hospitales, con mejores médicos especialistas, utilizando mejor tecnología y con acceso a los medicamentos correctos para sus hijos y familiares, en fin en busca de una mejor vida.

Esos 11 millones de inmigrantes sueñan con exactamente lo mismo, buscan una mejor vida, el progreso, y muchos, la libertad de gobiernos opresores. ¿Qué va a suceder con la reforma migratoria? Yo no lo sé, pero me preocupa lo que irá a suceder con esos niños que viven con condiciones crónicas y que de ser deportados a sus países, no tendrán acceso a los tratamientos adecuados o peor aún, que sus padres sean deportados y queden sin el amor y el cuidado de una madre o un padre.

Hoy voy de camino a la ciudad de Nueva York, para junto con un nutrido grupo de mujeres latinas llevar nuestro mensaje de apoyo, exponer nuestras preocupaciones acerca de la reforma migratoria y tratar de aportar nuestro granito de arena ante las Naciones Unidas. Esta experiencia única es posible gracias a LATISM, Latinos in Tech Innovation & Social Media, una organización sin fines de lucro dedicada a promover la situación social, cívica y económica de la comunidad Latina. Su misión es fortalecer a la comunidad hispana en las áreas de educación, salud, tecnología y negocios a través del uso de tecnología de innovación y medios de comunicación social.LatismFBBanner

Para mi es un gran honor haber sido seleccionada como una Top Bloguera para representar nuestra comunidad Latina en un tema tan importante para nuestra comunidad.