La fragilidad de la vida

Sandy Hook elementary-mila ferrer- jaime mi dulce guerreroEl viernes 14 de diciembre comenzó como cualquier otro día en el pequeño poblado de Newtown, Connecticut; las rutinas mañaneras fluyeron como de costumbre, con el corre y corre del desayuno y el procurar llegar a tiempo a la escuela y el trabajo. Muchas de estas familias ya tenían listo su calendario de actividades para el fin de semana, otras fungían con sus labores de ayudantes de Santa, planificaban cumpleaños, reuniones familiares, etc. Cada uno de esos padres esperando la hora en que pudieran reunirse con su familia en la tarde.

Eran las 9:40 de la mañana, lo más probable habían madres recogiendo sus hogares, tratando de organizar el caos de juguetes que sus hijos habían dejado y es muy posible que hasta una queja pudo haber cruzado su mente. A esa hora exacta comenzaba lo que podemos catalogar como la peor pesadilla para cualquier padre. Un joven que, sin duda alguna, sufría un desequilibrio mental, entró a la escuela elemental Sandy Hook y comenzó a disparar sus armas de fuego a diestra y siniestra, todo el que se le cruzará en frente era su “target”u objetivo..

En este trágico incidente perdieron la vida 26 personas, de las cuales 20 eran niños de 6 y 7 años; los hijos de estas madres que se encontraban en sus casas o trabajos, sin imaginar lo que estaba sucediendo. Trato de ponerme en los zapatos de estos padres, y la verdad es que no puedo, solamente me imagino su sufrimiento. Nuestros hijos son nuestro mayor tesoro, y cada mañana al llevarlos a la escuela damos por sentado que a la hora de la salida…allí los volveremos a ver.

La vida es frágil… Me pregunto cuantos padres estaban tarde esa mañana y tal vez no se despidieron de sus hijos; quizás uno que otro había comenzado mal su día por qué durante el desayuno su hijo ensució su corbata, o quien sabe que trivialidad suplantó lo verdaderamente importante, nuestra familia. La familia es ese pequeño grupo que decidimos crear junto con nuestras parejas y del cuál somos nosotros los adultos los responsables de educar y preparar para el futuro.

Con estas criaturitas aprendemos a amar a alguien más que a nosotros mismos, aprendemos a cambiar nuestros defectos para darles un buen ejemplo y nos ven como sus modelos.

Los hijos son un préstamo que la vida nos brinda, sabiendo que en algún momento hay que devolverlos. Un préstamo sin intereses pero con el más alto sacrificio y amor incondicional. Pero como entendemos cuando la devolución de ese préstamo nos toma por sorpresa, ya sea por una enfermedad, accidente o un evento trágico. Mis oraciones van para todas las familias afectadas; pero no puedo dejar pasar el comentario del padre de una de las niñas víctimas de esta situación; “De algo estoy seguro, el Mundo es un mejor lugar hoy, por que mi hija vivió en el”.

Que responsabilidad tan grande tenemos en nuestras manos! Hay una frase que me gusta mucho, “Todo el mundo piensa en dejar un planeta mejor para nuestros hijos… Cuando lo que debería pensar es en dejar Mejores Hijos para el Planeta. Vivimos momento muy confusos, hemos perdido muchos valores y la familia cada día sufre más separaciones. Es momento de meditar y actuar, no por el planeta, sino por el futuro de nuestros hijos.

Nuestros dulces guerreros nos necesitan; necesitan sentirse amados, protegidos, comprendidos y necesitados. No dejes pasar las oportunidades de demostrarle a tus seres queridos cuanto los amas, lo feliz que eres de tenerlos en tu vida y lo importante que son para ti.

 

 

3 thoughts on “La fragilidad de la vida

  1. Lennie

    Ciertamente un evento que nos dejó a todos muy afectados. No hace darnos cuenta de lo que bien tu llamas, la fragilidad de la vida. Hacernos más conscientes de la necesidad de vivir cada momento con nuestros hijos al máximo. Me uno a tus oraciones.

  2. Glenda Mil

    Si es que cada vez que leo algo de ese horrible día, me pongo como “Magdalena”, no puedo imaginar lo que sintieron esos padres, al enterarse de tan horrorosa noticia y la angustia y miedo de esos pobres niños y maestros, mientas ocurría este evento tan cruel. Tengo 3 hijos y como dices son mis tres tesoros, mis tres amores. Trato de escribir, y me salen lágrimas, pidiéndole a Dios, nunca estar en esa situación.
    Dios abraza a esos niños y personas, en estos momentos, aunque tal vez, eso no es consuelo para esos padres abatatidos por lo que acaba de suceder en su hogar y familias. Dios les dé fortaleza y conforte.

  3. Glory (Riquísimo PR)

    Wow!! No lo pudiste haber explicado mejor. Tienes mucha razón. Me dió mucha tristeza también esta noticia porque solo imagine por un instante que me hubiera pasado esto a mi. Mis hijos son mi vida…y cuando no están que se ven con su papá lo único que quiero es que regresen.

Comments are closed.