La falta de educación de diabetes en nuestros gobiernos

La pasada semana fuimos testigos de como la desinformación de diabetes existe en todos los niveles de nuestra sociedad, sin importar el nivel de educación de la persona. Mick Mulvaney, director de la Oficina de Gestión y Presupuesto de los Estados Unidos dijo y cito; “Tenemos mucho dinero para proveer una red de seguridad para que si te diera cáncer no termines en bancarrota… Pero eso no significa que debamos atender a la persona que se sienta en su casa, coma mal y que le diagnostiquen diabetes.”

Soy anti-política, no me gusta y hay mucho que desconozco, pero hay cosas ante las que no podemos quedarnos callados. Hay quienes dirán que el mensaje se refiere a la diabetes tipo 2, pero como siempre sucede, sólo mencionan diabetes y caemos todos dentro del mismo saco.

PERO, aunque el señor Mulvaney se esté refiriendo a diabetes tipo 2, como quiera el comentario es erróneo, discriminatorio y ultra ignorante. Hay muchos factores que no podemos modificar para prevenir la diabetes tipo 2, NO todas las personas obesas desarrollan diabetes, y nuestra genética, que por más que queramos no la podemos cambiar, juega un papel importante.

Y como ya sabemos, no hay NADA que podamos hacer o dejar de hacer para no desarrollar diabetes tipo 1.

Osea, la diabetes en cualquiera de sus tipos no es culpa de la persona directamente. Te has puesto a pensar como sería nuestra sociedad si los grandes intereses y el gobierno se dedicaran a EDUCAR acerca de alimentación saludable, y en lugar de tener cientos de alimentos procesados, altos en azúcar, sal y químicos, tuviéramos alimentos frescos, naturales y orgánicos, asequibles a la población general y no sólo a unos pocos. ¿Cómo sería nuestra sociedad si nuestras ciudades estuvieran planificadas de manera que pudiéramos caminar al trabajo, al tren o a la parada del autobús, con sistemas de transportación que fuesen eficientes o que nuestras calles y vecindarios fuesen seguros para caminar o que nuestros niños pudieran correr y jugar sin ningún peligro?

Aunque esto posiblemente no prevendría la diabetes tipo 2 y mucho menos la tipo 1, ciertamente tendríamos una sociedad mucho más saludable. Hay mucho por hacer a nivel gobierno, a nivel comercio, pero los intereses son mucho más fuertes que el valor que le ven a sus ciudadanos.

Pero regresando al comentario estúpido del Director de la Oficina de Gestión y Presupuesto de los Estados Unidos, la persona que decide fumar y desarrolla cancer de pulmón, boca, esófago, garganta, riñón, estómago, o muchos otros, SI pueden obtener seguro médico para cubrir los gastos médicos. Me pregunto, ¿por qué esa persona no es discriminada o estigmatizada como quieren hacer con las personas que desarrollan diabetes tipo 2? Acaso el individuo no fue advertido una y otra vez de las posibles consecuencias a su salud por el consumo del tabaco, pero aún así decide fumar.

No hay espacio para culpas o para crear campañas de vergüenza en contra de quienes viven con diabetes. Lo que SI tenemos es mucho espacio para ser agentes de cambio y brindar información correcta para derrumbar los mitos y el estigma de la diabetes.