La educación en diabetes es muy necesaria

 La diabetes tipo 1 sin diagnosticar puede tener más prevalencia de lo que pensamos

Escrito por: American Council of Science and Health (Texto original es en inglés)
http://www.acsh.org/factsfears/newsID.3928/news_detail.asp
 
Cada año, más de 15,000 niños y adultos 15,000 son diagnosticados con diabetes tipo 1. Sin embargo, un nuevo estudio muestra que estos números sólo pueden comenzar a describir la prevalencia real de esta enfermedad. El estudio, publicado en la Revista Americana de Medicina Forense y Patología, encontró que en un período de seis años, cerca de un tercio de la población de Maryland que murió de una complicación de deficiencia severa de insulina no tenía antecedentes de diabetes. Es decir, murieron a causa de la diabetes tipo 1, sin  haber sido diagnosticados.
La cetoacidosis diabética, una consecuencia de la diabetes no controlada, se produce cuando las células del cuerpo no tienen suficiente glucosa para obtener energía, por lo que utiliza las cetonas como fuente de energía – produciendo ácidos del metabolismo de la grasa. Si los niveles de cetonas en sangre suben demasiado, el desequilibrio químico resultante puede llevar al coma o la muerte. En el estudio más reciente, un equipo dirigido por el Dr. Zabiullah Ali, asistente del médico forense de la Oficina del Principal Médico Forense en Maryland, examinó más de 20,000 informes de autopsia y se identificaron a 92 personas que murieron de la cetoacidosis diabética. De estos, alrededor de un tercio no había sido diagnosticado con diabetes, y casi la mitad de los que murieron sin antecedentes de esta enfermedad tenía entre 40 a 49 años. 
Mientras que la diabetes tipo 1 ha sido conocida durante mucho tiempo como “diabetes juvenil”, los médicos están cada vez más conscientes de la posibilidad de que la enfermedad también se puede desarrollar en pacientes adultos. Algunos síntomas de advertencia incluyen orinar con más frecuencia, sed constante, náuseas y vómitos. Los autores del estudio sugieren que las personas saludables deben hacerse una prueba de azúcar en la sangre al menos una vez al año.
En cuanto a por qué una cantidad significante de los casos en Maryland no fueron diagnosticados, la explicación más probable es la falta general de conciencia de la posibilidad de diabetes tipo 1 en adultos, en combinación con una población que no tiene acceso regular a la atención médica.
“Este estudio debería ser un llamado de alerta a los médicos y al público por igual, que la diabetes tipo 1 no se limita necesariamente a los niños”, señala la Dra. Ruth Kava. “Si bien es cierto que el número de adultos que mueren debido a esta enfermedad es relativamente pequeño, no hay razón para que esto esté sucediendo. La diabetes tipo 1 no es tan difícil de diagnosticar”.

Luego de leer este articulo me reafirmo en la necesidad de educar a la población general. Ustedes pensaran, “Bueno ya mi familia fue afectada por la diabetes tipo 1, que se supone que haga?”. Gracias a Dios, nosotros, nuestros familiares o  algún médico pudimos identificar a tiempo que algo estaba mal con nuestro hijo y pudieron recibir la atención medica necesaria. ¿Te imaginas que hubiera sucedido si hubiéramos ignorado los síntomas, que no conociéramos los síntomas o peor aún, que no tuviéramos acceso regular a la atención médica que nos ayude al diagnostico de esta condición?

Es muy lamentable que hoy día con tanta información y educación disponible acerca de la diabetes, tanto algunos médicos como la población general desconozcan tantas cosas. Personalmente, si alguien en mi hogar comienza con malestar estomacal, vómitos o letargo, lo primero que realizo es una prueba de glucosa; pues se que estos son síntomas de la cetoacidosis diabética.

Debemos evitar que personas pierdan su vida por un diagnóstico incorrecto o por falta de un diagnóstico.

A modo de repaso; los síntomas de diabetes (hiperglucemia) son:

  • Estar muy sediento
  • Sentirse hambriento
  • Sentirse cansado
  • Tener visión borrosa
  • Perder la sensibilidad o sentir hormigueo en los pies
  • Perder peso sin proponérselo
  • Orinar con mayor frecuencia

Síntomas de cetoacidosis diabética:

  • Respiración acelerada y profunda
  • Resequedad en la boca y la piel
  • Enrojecimiento de la cara
  • Aliento a frutas
  • Náuseas y vómitos
  • Dolor de estómago
  • Dificultad respiratoria al estar acostado
  • Disminución del apetito
  • Disminución del estado de conciencia
  • Fatiga
  • Dolor de cabeza
  • Dolores o rigidez muscular
  • Dificultad para respirar
  • Coma o inconsciencia

La cetoacidosis diabética puede tener como consecuencia:

  • Acumulación de líquido en el cerebro (edema cerebral)
  • Ataque cardíaco y muerte del tejido intestinal debido a una presión arterial baja
  • Insuficiencia renal

Hoy día hay muchas empresas, escuelas, comunidades u organizaciones que desarrollan programas de bienestar y se mantienen compartiendo información y consejos para mantenernos saludables. Te exhorto a que te unas a ellos y compartas información acerca de esta condición. Juntos podemos lograr un futuro saludable para nuestros dulces guerreros.