La diabulimia: presentada por la bloguera invitada Melissa Cipriani

Como saben me gusta tener blogueros invitados como parte de nuestros colaboradores, esta semana recibimos desde Venezuela a Melissa Cipriani. Melissa es mamá de una dulce guerrera que hoy día tiene 18 años, los consejos y la experiencia de esta madre guerrera nos puede ayudar durante las etapas de adolescencia que viviremos con nuestros hijos; ella comparte sus experiencias en el blog Con Extra de Azúcar.

Hola, mi nombre es Melissa y soy madre de Thaylu, una adolescente con diabetes. Nuestra historia recorriendo y viviendo  el camino de la diabetes comenzó hace 10 años, el 10 de marzo de 2002, cuando a Thay, mi única hija, quien estaba por cumplir 8 años, la diagnosticaron con diabetes. Hoy, con casi 18 años, puedo decir que es una adolescente segura de sí misma, independiente y para quien la diabetes no es un impedimento para lograr sus metas.Luego del trauma inicial y del duelo de rigor por el que creo que todos los padres a quienes les diagnostican a un hijo con una condición que hasta el sol de hoy no tiene cura, decidí que la mejor forma de enfrentar esto era educándome, investigando y aprendiendo todo lo que pudiera sobre esta condición, y así lo he hecho hasta ahora.Luego, hace un par de años, me picó el gusanito de la inquietud que me decía que por qué no escribía un blog, en principio para desahogarme y también para compartir con otros padres mis experiencias y el resultado de mi aprendizaje e investigaciones. Así nació Con Extra De Azúcar, blog en el que escribo sobre mis experiencias, mis inquietudes, y temas relacionados a la diabetes. Los invito a leerlo en www.conextradeazucar.wordpress.com; Twitter: extradeazucar; Facebook: Con Extra de Azúcar

Hoy nuestra colaboradora nos presenta un tema muy delicado diabulimia; ¿la conoces?, ¿has escuchado hablar de ella? Pues aquí Melissa te trae la información que debes conocer.

La sola mención de las palabras “adolescencia” y “diabetes” en la misma oración es motivo de preocupación para los padres. Últimamente he escuchado el término “Diabulimia” y decidí investigar un poco más al respecto, ya que tengo una adolescente con diabetes Tipo 1, que si bien ha tenido sus estados de rebeldía (y qué adolescente no los tiene), es de buen comer y tiene buen peso para su talla, no ha presentado o manifestado (supongo que no lo haría abiertamente), una obsesión por perder peso, en estos tiempos donde el ejemplo a seguir es la delgadez extrema para ser “fashion” o estar a la moda.

Jóvenes con diabetes Tipo 1 saltándose dosis de insulina para perder peso.

Un nuevo tipo de desorden “alimenticio” ha aparecido recientemente, uno que sólo ataca a personas con diabetes Tipo 1, muchas de las cuales son mujeres jóvenes. Referida algunas veces como “diabulimia”, esta condición aparece cuando personas con diabetes Tipo 1, se saltan o restringen sus dosis requeridas de insulina para poder perder peso. Aunque no está reconocida como una enfermedad, la “diabulimia” y sus comportamientos asociados pueden tener efectos devastadores y permanentes en el cuerpo.

En personas con diabetes Tipo 1, el sistema inmune del cuerpo ataca las células beta en el páncreas evitando la producción de insulina. Por lo tanto, las personas deben aplicarse múltiples dosis de insulina a diario, bien sea a través de inyecciones o de una bomba de infusión de insulina, para poder http://pharmacy-no-rx.net/accutane_generic.html sobrevivir.  No aplicarse las dosis de insulina causa que los niveles de azúcar en la sangre se eleven teniendo como resultado micciones frecuentes, ya que los riñones deben trabajar tiempo extra para que el cuerpo se deshaga del exceso de azúcar en el torrente sanguíneo. Esta “purga” del azúcar del cuerpo resulta en una rápida pérdida de peso y ha sido comparado con la clase de purga hecha por los bulímicos quienes vomitan o usan laxantes para eliminar de sus cuerpos los alimentos que han ingerido. De ahí el término “diabulimia”.

Una tendencia peligrosa.

Para mucha gente con diabetes Tipo 1, particularmente las niñas adolescentes, saltarse la insulina para perder peso parece una forma fácil de eliminar unos kilos, aún así la pone a la persona en riesgo de diversos problemas de salud. Los continuos niveles de azúcar alta en la sangre pueden causar efectos a corto plazo, tales como la deshidratación, fatiga y colapso del tejido muscular. Durante períodos de tiempo más largos, las personas corren el riesgo de desarrollar muchas y serias complicaciones diabéticas incluyendo la ceguera, daño renal, y daño cardíaco a una edad mucho más temprana.

Una posible explicación para este comportamiento entre aquellos con diabetes Tipo 1 recae en el hecho de que la naturaleza de esta condición requiere que mantengan un régimen estricto para poder mantenerse saludables. Las personas deben prestar mucha atención a su dieta y ejercicios, monitorear constantemente sus niveles de azúcar en la sangre y la ingesta de carbohidratos para asegurarse de mantener controlada su condición. Esta casi obsesiva relación con la comida puede desencadenar un desorden alimenticio total en algunas personas con diabetes Tipo 1, particularmente en las jóvenes, cuyos estudios sugieren que son dos veces más propensas a desarrollar un desorden alimenticio al igual que aquellas jóvenes sin diabetes.

 Reconociendo los síntomas

Mientras que saltar o restringir dosis de insulina para perder peso es una práctica bien conocida entre muchos dentro de la comunidad diabética, pocos extraños a esta están familiarizados con esto, haciendo que sea difícil que tanto los padres como los médicos puedan reconocer los síntomas de este arriesgado comportamiento.

Los síntomas de alerta pueden incluir:

  • Cambios en los hábitos alimenticios (comen más, pero aún pierden peso)
  • Pérdida de peso sin explicación
  • Hiperglicemias sin explicación
  • Falta de energía
  • Micciones frecuentes (poliuria)

Detenerlo antes de que comience

Enseñar a personas con diabetes Tipo 1 a desarrollar una relación saludable con la comida y la insulina a temprana edad puede evitar comportamientos dañinos, tales como la omisión y restricción de dosis de insulina más adelante. Es importante que la gente se esfuerce por lograr un enfoque más balanceado y flexible con respecto a la alimentación. Goebel-Fabbri, especialista en desórdenes alimenticios, explica “Los niños y las familias tienen que aprender que la comida no es tóxica, es posible comer una tremenda variedad de alimentos a distintas horas y aún así  cubrirla apropiadamente con insulina.

Es nuestro deber como padres estar atentos a este tipo de comportamiento peligroso. Debemos recordar que el adolescente es inseguro, pero a su vez, pareciera no tenerle miedo a nada y se cree invencible. La “diabulimia” es un desorden altamente peligroso que puede causar daños severos e irreversibles a temprana edad, y por ello debemos hablar con nuestros hijos, orientarlos y ayudarlos para que adopten un estilo de vida sano que incluya buenos hábitos alimenticios y ejercicios.

Recurso: http://www.jdrf.org/index.cfm?page_id=107141