La diabetes tipo 1 se ha hecho más visible

La diabetes tipo 1 se encuentra dentro de la categoría de condiciones de salud invisibles, aunque para nosotros siempre ha sido muy visible. Seis meses atrás comenzamos a utilizar el medidor continuo de glucosa (MCG) de Dexcom y la diabetes tipo 1  del dulce guerrero comenzó a ser más visible. ¿Por qué?

La tecnología del MCG y la información que nos brinda (288 medidas diarias de glucosa ) me ha ayudado a ver y entender mejor como reacciona el cuerpo de Jaime a los distintos alimentos y situaciones diarias. Estas medidas de glucosas las puedo ver en distintas gráficas y me muestran las tendencias, indicándome si la glucosa está estable, subiendo o bajando. Toda esta información me ha ayudado a entender mejor a esta caprichosa y voluble condición.

En medio de esta nueva etapa de aprendizaje, hemos tenido algunos inconvenientes, siendo el adhesivo que utiliza el Dexcom el más complicado. El adhesivo le provoca a Jaime una reacción alérgica en la piel, bastante severa. Durante muchas semanas estuvimos probando diferentes adhesivos protectores, cremas y hasta esteroides (si, los que se usan para el asma, lo usábamos en la piel). Muchos intentos fallidos, frustrantes por demás ya que en ocasiones sólo usábamos el sensor por 4 o 5 días en lugar de 7 o más. La incomodidad y el picor que sentía Jaime en ocasiones era insoportable. Se imaginan! Tanto tiempo esperando por el MCG, viendo lo excelente que trabaja, y aún así en ocasiones teníamos deseos de no usarlo más. Afortunadamente ya hemos encontrado una solución a esta problemática y poco a poco vamos dejando atrás el trauma de las reacciones en la piel. (Esto es tema de otra ocasión).

Pero retomando los beneficios que hemos visto al usar el MCG están:

  • Ver en tiempo “real” el comportamiento de la glucosa
  • Nos ha ayudado a identificar problemas en la administración de insulina de la bomba
  • Hemos modificado el tiempo de administración de insulina
  • Tratamos una hipoglucemia con menos cantidad de carbohidratos. Anteriormente, utilizábamos 15 gramos, ahora en ocasiones utilizamos 7-8 gramos.
  • El MCG me ha devuelto algunas horas de sueño
  • Nos da una sensación de tranquilidad (gracias a las alarmas)
  • El dulce guerrero se siente más libre o “normal” cuando está realizando sus deportes. No tiene que estar constantemente pinchando sus dedos para asegurarse que sus niveles de glucosa se mantienen en rango durante la actividad física.
  • Aprendimos a reaccionar antes de llegar a hipos o hiper (aunque en ocasiones nos pasa)
  • ¿Qué me gustaría que mejorara el MCG de Dexcom?
  • El adhesivo; descubrí que son muchos los casos de reacciones alérgicas
  • La inserción; no es la más amigable
  • Que reaccione más rápido después de hipoglucemias, demora un poco en darse cuenta que la glucosa ya está subiendo. La versión para adultos ya tiene un programa más reciente que atiende este problema. Todavía no ha sido aprobada para uso pediátrico.
  • Mayor alcance del transmisor al recibidor
  • Comunicación usando “bluetooth” con un móvil (eso viene pronto)

Una vez más agradezco lo que la tecnología hace por el cuidado y manejo de la diabetes, nos hace la vida un poco más sencilla y la diabetes un poco más visible para nosotros.