La diabetes NO tiene color

La diabetes NO tiene color, aunque algunas organizaciones promueven el azul y otras el rojo. Este año, al igual que los últimos años, NO encuentro motivos o razones para pintar, vestir o iluminar nada de azul. Mi gran frustración con esas mismas organizaciones que “disque” promueven detener la diabetes o educar acerca de la diabetes, este año ha llegado a límites que nunca pensé.

La diabetes NO tiene color, NO tiene raza, NO tiene sexo; pero la diabetes SI tiene mucha injusticia, mucha falta de educación, falta de acceso, muertes y complicaciones que se PUEDEN prevenir. Hablar cara a cara con personas que viven con diabetes, sobretodo la diabetes tipo 2, y darte cuenta de que no comprenden su condición de salud y mucho menos qué hacer para manejarla de manera adecuada, me da FURIA y FRUSTRACIÓN. Ver la tristeza en sus ojos, escuchar sus historias, muchas de ellas tristes, y tratando de resolver dudas que su médico debió haber atendido desde el primer día, me hace cuestionar cuál es el verdadero propósito de los sistemas de salud. Te hace pensar que el ciudadano no es la prioridad y aunque muchos lo nieguen, “las acciones hablan más que las palabras”.

Da CORAJE escuchar como en esas organizaciones hay tantos rumores de corrupción, de falta de compromiso, y de los tratos que benefician a todos, menos a quienes viven con diabetes… da CORAJE!

Hay muchas personas que desde su trinchera, callados, van generando cambios, trabajan arduamente para marcar la diferencia en sus ciudades y lo frustrante es que lo hacen sólos. Para esas grandes organizaciones de diabetes, estos esfuerzos son insignificantes y pareciera no importale. Es muy fácil tomar decisiones desde una oficina, sin tener ningún tipo de necesidad o sin entender lo que significa para un niño vivir con diabetes tipo 1. En la mayoría de nuestros países hay muy poco acceso a educación, tratamientos y tecnología, que haría el manejo de diabetes uno más llevadero y mejoraría grandemente la calidad de vida de la persona con diabetes y su familia.

Para que quiero ser representada por una organización que NO vela por mis intereses, que no alza su voz de manera más IMPACTANTE por MAYORES accesos y un mejor sistema de salud. Simplemente no me representan! No tienen ni la menor idea de lo que es la diabetes en mundo REAL, ese mundo donde las personas pierden empleos, son víctimas de desastres naturales y son marginadas por su clase social.

Este año he decidido agradecer al Dr. Banting, la persona que hacen casi 100 años encontró la manera de que la diabetes tipo 1 dejara de ser una condición de salud sin posibilidad de vida. Este año agradeceré a todas esas personas que la vida y la diabetes han puesto en mi camino, y que día a día demuestran que eres importante en sus vidas y están ahí para ayudarte, en caso de ser necesario. Este año abrazaré a Jaime, más fuerte que nunca, pues grandes cosas se avecinan para él, y daré gracias al Dr. Banting, a los avances de la tecnología, y a esos maestros que nos animan a seguir adelante día a día.

FELIZ DIA de los que No se rinden!