La “cura” y las noticias

noticias curaUnos días atrás, una mamá me hizo una pregunta muy interesante… ¿Por qué no compartes o no comentas las noticias de las investigaciones que llevan a la posible cura de la diabetes tipo 1?

Tal vez muchos no entenderán mi explicación, pero aquí va…

Quiero y deseo la cura de la diabetes tipo 1 tanto como ustedes, pero no me puedo cegar. Hay muchos grupos, muchas investigaciones y todas logran algo, un adelanto en Argentina, un adelanto en México, algún otro adelanto en Estados Unidos; pero cada grupo está haciendo sus esfuerzos por separado. Estos esfuerzos son extremadamente costosos y requieren de los mejores recursos en el campo.

Pero ante cada “anuncio” de un adelanto no puedo cegarme y olvidar mi norte. Cuando la cura esté lista, llegará. Ese día haré la fiesta más grande y lo publicaré por todos lados. Pero, una cura que sólo sea accesible para las personas con los recursos económicos, para mi NO es cura. Una cura que requiera inmunosupresores, para mi NO es cura. Una cura que tenga fecha de caducación, para mi NO es cura.

Si a esto le añadimos los grandes intereses detrás de las condiciones crónicas… en ocasiones llegas a cuestionarte si en realidad llegará la cura. Existen cerca de 80 tipos de enfermedades autoinmunes y todavía ninguna de ellas ha sido curada.

Mientras llegue la cura, debemos aprender a cuidar a nuestros dulces guerreros de manera responsable, proactiva y acertada. Si no lo hacemos, cuando ese día llegue sus cuerpos posiblemente tendrán complicaciones causadas por el mal manejo de la diabetes.

Mi hoy, mi ahora es lo que importa. ¿Cómo está mi hijo hoy, cuánto conozco de la diabetes tipo 1 hoy, cómo reaccionaré ante cada situación hoy? HOY no tenemos la cura, pero SI tenemos información, educación y tecnología. Si todos los días manejo la diabetes de mi hijo con empeño y con inteligencia, cuando llegue la cura las probabilidades de que mi hijo esté saludable son muy altas.

Desde que Jaime fue diagnosticado, ocho años atrás, estamos escuchando que la cura llegará en unos cinco años. Increíblemente, ese es el mismo comentario que escucho de muchas otras familias que recién comienzan esta travesía y  que se preguntan si  serán las células madre, por trasplantes de islotes, o alguna otra investigación  la respuesta que esperamos.

Yo agradezco a cada uno de los científicos e investigadores que trabajan arduamente por encontrar como erradicar la diabetes tipo 1 y ojalá me sorprendan pronto con buenas noticias, pero no para los perros o ratones, o con inmunosupresores y con costos muy altos. Quiero la cura no sólo para mi hijo, sino para los niños con diabetes en Africa, Haití, Ecuador, Perú, Mexico, Estados Unidos, en fin para todos. Sean ricos o pobres, que tenga acceso a la cura.

Si tuviera que escoger un deseo, sin duda sería la cura para todos.

¿Por qué no comparto o hago muchos comentarios acerca de la “cura”? Porque todavía la cura no es real y porque nuestros esfuerzos se tienen que concentrar en hoy y ahora; sólo así podremos disfrutar el momento cuando llegue ese día. Mientras llegue la cura, eduquemos a nuestros dulces guerreros.