La actividad física una necesidad de TODOS

Sabemos que la actividad física es de vital importancia para TODOS, ya que los beneficios para nuestro cuerpo son muchos. La actividad física no es una necesidad exclusiva de las personas que viven con diabetes y tampoco debe ser vista solo como una herramienta para las personas cuando desean bajar de peso.

Comparte en Twitter

En nuestro manejo de la diabetes tipo 1 de Jaime vemos como sus necesidades de insulina bajan durante los días de mucha actividad física o entrenamientos físicos fuertes. Aún cuando tomamos algunas precauciones, como bajar el basal  mientras duerme, podemos tener alguna hipoglucemia o su nivel de glucosa se mantiene entre 90 y 80. Pensaría uno que es un nivel perfecto, pero estos niveles me provocan un poco de inquietud mientras Jaime duerme, y también me paso escuchando constantemente la alarma del Dexcom y me mantengo toda la noche con un ojo abierto y otro cerrado a la expectativa de una hipoglucemia.

Para las personas con diabetes tipo 1, la actividad física activa unos mecanismos en el cuerpo muy parecidos a lo que hace la insulina, permitiendo que las células utilicen la glucosa como fuente de energía. Se dice que el ejercicio actúa de una manera similar a la insulina. Otro beneficio de la actividad física es que ayuda a la sensibilidad de la insulina, haciendo que la insulina trabaje de forma más efectiva. Por estas razones es muy importante un monitoreo más frecuente de la glucosa en los días de actividad física, especialmente cuando es de alta intensidad.

En ocasiones me preocupa cuando algunos padres dicen que sus hijos no hacen nada de actividad física sin darse cuenta de los todos los potenciales beneficios. Es totalmente entendible que no todos los niños les guste jugar o practicar algún deporte. PERO es importantísimo que eduquemos, sobretodo a nuestros dulces guerreros acerca del inmenso beneficio que la actividad física proporciona a nuestro cuerpo.

Al hablar de actividad física y sus beneficios tenemos que entender que los estos son mucho mayores que un buen manejo de glucosas. Entre ellos están:

•músculos y huesos más fuertes

•un cuerpo más delgado, ya que el ejercicio ayuda a controlar la grasa en el cuerpo

•menos probabilidades de tener sobrepeso

•presión arterial y niveles de colesterol en sangre probablemente más bajos

•una mejor actitud ante la vida

La actividad física se ha asociado también a efectos psicológicos beneficiosos, gracias a un mejor control de la ansiedad y la depresión.

Asimismo, la actividad física puede contribuir al desarrollo social de los jóvenes, dándoles la oportunidad de expresarse y fomentar la autoconfianza, la interacción social y la integración. También se ha sugerido que los jóvenes activos pueden adoptar con más facilidad otros comportamientos saludables, como evitar el consumo de tabaco, alcohol y drogas, y tienen mejor rendimiento escolar.

Como padres somos ejemplos para nuestros hijos, nos guste o no. Esto es algo que en ocasiones no me agrada, pero es la realidad. Sacar una hora de mi tiempo para hacer ejercicios, luego de un largo día de trabajo, en ocasiones no es mi preferencia, pero es mi responsabilidad y la única manera en la que mis hijos verán que soy congruente con mis mensajes. Aparte que mi salud también se verá beneficiada.

Antes de que nuestros dulces guerreros comiencen a hacer ejercicios, es importante hacer lo siguiente:

  • Medir la glucosa y asegurarnos que está en un rango seguro
  • Si hay insulina activa en el organismo, posiblemente sea necesaria una
  • merienda pequeña
  • Medir la glucosa durante y post actividad física
  • Tener carbohidratos de acción rápida para tratar hipoglucemia o prevenirla en caso de ser necesario

A lo mejor se preguntan, ¿cuánto ejercicio deben hacer?

La Asociación Nacional para el Deporte y la Educación Física (National Association for Sport and Physical Education, NASPE) ofrece pautas detalladas:

Actividad física diaria mínima

  • Niños pequeños 1 hora y media
  • Edad preescolar 2 horas
  • Edad escolar 1 hora o más

Nuestro mensaje es que es necesario que de alguna manera u otra, nuestros hijos crezcan entendiendo los beneficios de la actividad física en su cuerpo, a su salud mental y al manejo de la diabetes tipo 1. Aquí algunos ejemplos de actividad física:

  • Bailar
  • Saltar la cuerda
  • Correr bicicleta
  • Nadar
  • Patinar
  • Video juegos que requieran movimiento continuo

Los invito a animarse como familia e incluir algún tipo de actividad física a su rutina familiar. 🙂