Historias de diabetes: Martín

MartínHola soy mamá de Martín de 3 añitos el domingo 23 de setiembre del 2012 salimos de nuestra casa rumbo al Sanatorio La Costa a realizarle a Martín un análisis de glucosa a pedido del pediatra. Minutos después el médico de guardia nos da la noticia de que nuestro pequeñito de 1 año y 10 meses padece de Diabetes Tipo 1.  Para ese entonces no teníamos idea de que existía tipo 1 y tipo 2 era el hecho de que era Diabetes y eso ya era catastrófico para nosotros y comenzaron todas las preguntas sobre todo una PORQUE????….

Martín ingreso a UTIN con 750 mg/dl de glucosa en sangre y  la Endocrinóloga Pediatra Dra A. Rolon nos explicó todo su cuadro pero habían tantas preguntas, tanta información que era tan dificil de digerir tan rápido. Días antes Martín estaba con un cuadro gripal pero a medida que corrían los días comenzó a llamarme la atención algunos síntomas como la sed excesiva, el decaimiento, los cambios de humor muy raros en él y los cambios del pañal hasta 2 veces por noche y lo último la pérdida de peso en tan solo 2 días.

Después de 7 días y habiendo tenido un curso intensivo de este nuevo estilo de vida, salimos del sanatorio con glucómetros, insulinas, glucagón y con mucho temor en ese momento. Los primeros días fueron muy difíciles había días que no tenía tiempo de llorar porque debía empaparme con toda la información necesaria para darle a Martín una buena calidad de vida.

En este camino encontramos personas que nos ayudaron muchísimo pero también personas que a causa de su falta de información discrimina a muchos chicos con la misma condición que Martín. Es por eso que ahora con el incremento de niños cada vez con más corta edad y jóvenes, en Paraguay estamos realizando campañas educativas tanto en medios de comunicación como en colegios, escuelas con doctores, un grupo de madres y nuestros dulces guerreros.

Esto unió a nuestra familia, todo nuestro entorno familiar y amigos están pendientes de Martín que hoy en día es un niño sano, lleno de vida que ríe, que juega y un ejemplo de lucha, es nuestro dulce guerrero.

La diabetes esta en nuestra familia, no la llamamos enfermedad la llamamos condición, la tía Bety  amanece con nosotros, se sienta a la mesa con nosotros, duerme con nosotros, la respetamos??… SÌ…, pero no dejando que ella tome el control, enseñándole a Martín que el es un niño normal, que juega, que va a la escuela como cualquier otro niño, dándole la seguridad, el amor y la educación que necesite para llevar una excelente calidad de vida.

Brindándole a él todas las armas necesarias para saber que no tiene límites para lograr todo cuanto se proponga en su vida!!!!!

Protejo futuro Martin