Historias de diabetes: Gonzalo

GonzaloHace un año llegaste para quedarte. Nos agarraste por sorpresa y en el punto donde más nos duele. Te pusimos el pecho, te dejamos entrar y nos acomodamos lo mejor que pudimos. Nos seguimos acomodando. A vos te hablo.

Gonzalo, el actor principal en esta película (llamada Diabetes Tipo 1), se lleva todos los premios, todos los días. No te tiene miedo, no te huye, ni te esquiva. A su manera, ya sabe que estás, a su manera, sabe que cosas si, que cosas no.

Francisco también hace el proceso, con toda su energía y atropello, pudo de alguna forma darte, de mala gana como todos, el lugar que te impusiste. Cuida al hermanito de las comidas y exige que se lo controle. Cuando no puede más con la tentación, sin problemas se mete en el baño para comer fuera del alcance del petizo.

La Jose, ¿que haríamos sin Josefina? Se tomó un tiempito para arrancar, el golpe era un porrazo y todo era negro. En realidad estaba tomando envión. Cuando se levantó, no solo anduvo, agarró las riendas y agárrate Catalina! Maneja los tiempos, la dieta, los permitidos, las dosis, las cantidades y calidades. Maneja todo. A mi solo me queda ser su aliado principal, tirar para el mismo lado, estar donde a ella le cueste, cubrirla y ayudarla en lo que pueda. No te la vamos a hacer fácil, está claro, ¿no?

A la familia, amigos, y gente que nos rodea también les cambiaste el juego. Si vienen los Vigo es coca zero, chau golosinas, ojo el azúcar y todo eso que tanto nos gusta a todos, sobre todo a los chicos. Nos hacen todo muy fácil y el agradecimiento es infinito. Estás rodeada.

Hace un año llegaste, y bueno, quédate, no hay drama. Hay cosas mucho peores. Nos hiciste más fuertes y unidos. Te vamos a respirar en la nuca toda la vida, con la esperanza intacta de algún día, echarte a patadas de casa.

Protejo futuro Gonzalo