Historias de diabetes: Ayelen

20131110-130653.jpg

Hace cuatro años mientras Karin mi esposa bañaba a nuestra hija menor, en ese entonces de 6 años, me dice Alexis ven mira a la Aye que delgada esta. Ella desde pequeña era muy menudita pero ahora se encontraba muy delgada, desde hace varios días consumía mucho agua. A donde íbamos  una o dos botellas de agua nos acompañaban.” Papá estoy cansada por favor llévame en brazos”, al tomarla su cuerpo estaba liviano, sus ojos mas demacrados.

La llevamos a su pediatra, nos indica tomar variados exámenes, a los dos días nos tienen los primeros resultados, llamamos a su pediatra indicando los resultados nos dice que le tomemos una contramuestra ya que el de glucosa estaba alterado. Dos días más para resultados, nuevamente le indicamos los resultados. Esta vez nos dice que la llevemos a un endocrinólogo infantil o diabetólogo. El mundo se nos vino abajo, pero había que actuar rápido.

La llevamos a la clínica solicitando un sobre cupo en la consulta, nos dicen que la doctora solo atiende hasta las 17:00 son las 17:15. La ingresamos en la misma clínica por urgencias, ya no quería ni moverse, sus ojos daban vuelta rápidamente. Se demoran de unas dos horas para que la ingresen.

Ya dentro con una glicemia de 600. Nueve días hospitalizada, nueve días donde debíamos aprender nutrición, inyecciones ejercicios. Fueron días muy rápidos, estábamos ávidos de conocimiento. La tecnología nos sirve para aprender y tratar el día a día.

La fundación de Diabetes Juvenil de Chile fue nuestro primer apoyo, nos entregan las primeras herramientas, necesitábamos saber mas. La tecnología nos acerca a midiabetes.cl un e-paciente,  a Jaime mi dulce guerrero y encontrábamos pares, personas habían pasado por nuestra misma experiencia ya no estábamos solos.

La premisa era si nos educamos con respecto a la diabetes, es lo que le podemos entregar a nuestra hija Ayelen. Educación sobre su condición.

Ella asumió su condición de buena manera desde el primer día de enterada, sabia que para poder comer debía medirse e inyectarse.Nosotros aprendimos que CONTROL EJERCICIOS Y NUTRICION  es la base del tratamiento, aprendimos que la educación ES EL TRATAMIENTO.

En estos cuatro años aparte de la tía Betty nos visito también la tía Celia (celiaquía, intolerancia al gluten) otra enfermedad auto-inmune, que hicimos seguir aprendiendo .

Donde encontramos la fortaleza en la ALEGRIA que cada día nos entrega Ayelen (en idioma mapuche: ALEGRIA)

 

20131110-130725.jpg