Historia de diabetes: Viviendo con diabetes tipo 1 por más de 60 años

Les cuento un poco de lo que ha sido mi vida con diabetes tipo 1, me llamo Ana Luisa tengo 68 años, nací en Puerto Rico pero me crié en Nueva York. A los 7 años me diagnosticaron diabetes tipo 1, se imaginan lo que significaba manejar esta condición hacen 60 años atrás. La tecnología de diabetes no existía, las medidas de glucosa eran usando la orina, no habían lancetas finas como hoy día… Era todo muy diferente.

Tuve la suerte de que mi mamá era enfermera y mi papá era doctor, gracias a ellos crecí muy saludable y educada de mi condición. No fue fácil, pues se pueden imaginar lo limitado de los resultados exactos y jamas logre un manejo como el que podemos llevar hoy día. Pero así crecí, con una alimentación muy estricta y usando insulina bovina. Aquellas jeringuillas de agujas largas y anchas que dolían hasta lo más profundo, el extenso proceso de medir la glucosa en orina, mientras más lo pienso, mis padres fueron unos titanes.

Afortunadamente no tengo ninguna complicación mayor provocada por mi diabetes tipo 1, hoy día los achaques que tengo son los achaques de viejo, JA,JA! Estudié, hice mi carrera, me casé, tuve hijos y hoy día tengo tres nietos. Esos nietos que adoro con mi alma y que cada día me hacen feliz. Mi hijo mayor es médico con especialidad en cardiología y es muy triste escuchar como tantas personas desarrollan enfermedades cardiacas por mal manejo de su diabetes (en la mayoría tipo 2).

Hacen 3 años mis hijos me convencieron de usar una bomba de insulina y un MCG, pensaba que eso era sólo para niños pequeños; pero me cambió la vida. Me costo un poco llevar aparatos pegados a mi cuerpo, pero la diferencia ha sido maravillosa. Poder ver mi glucosa en tiempo real, es algo que jamás imaginé llegaría a ver. Mi A1c está perfecto y por fin luego de 58 años pude dejar a un lado las inyecciones.

Mi mensaje para ustedes familias, es que aprovechen todas y cada una de las ventajas que les da la tecnología de diabetes, eso junto con educación de diabetes son una combinación poderosa que nos puede evitar muchas complicaciones. Si yo pude cuidarme bien, con los escasos recursos que habían cuando yo crecía ustedes también lo pueden lograr.

Les envío un caluroso abrazo y pa’lante que pa‘tras ni para tomar impulso.